William Wallace

0
6

El 23 de Agosto de 1305, en Smithfield, Inglaterra, era despiadadamente ejecutado William Wallace, comandante de las fuerzas de liberación de Escocia. Nacido en Elderslie, condado de Renfrewshire, Escocia, el 3 de abril de 1270, al ser el tercer hijo de Malcolm Wallace, no recaería sobre él la responsabilidad de heredar la administración de las tierras y las fortunas familiares. Su vida se orientaba a desarrollarse dentro del clero, fue educado por su tío en la abadía de Dunipace, aprendió a dominar 4 idiomas francés, latín, gaélico e inglés. Luego de 20 años de un próspero reinado de Escocia por parte de «Alejandro III», muere su hija Margaret, con quien el rey de Inglaterra «Eduardo I» tenía planeado casar a su hijo y así unificar el reino, pero al ser imposible llevar a cabo ese plan, en 1296 decidió invadir Escocia.

La muerte de Margaret dejaba el terreno fértil a los clanes escoceses para disputarse la sucesión, en ese marco de divisiones y rencillas, hacía falta una figura que uniera a Escocia contra el poderoso invasor. El primer golpe fue comandado por Willam Wallace, que al mando de un grupo de campesinos armados atacó el destacamento inglés de Ayr en 1296, pero fue rápidamente atrapado y encarcelado. Una muchedumbre se acercó hasta la prisión y liberaron a Wallace, este comenzó a reclutar hombres jóvenes y fuertes a los que les inculcó novedosas tácticas de batalla y con los que creó un grupo de choque poderoso. El conde ingles de Surrey se trasladó a Stirling con 300 caballeros y 10.000 soldados de infantería, pero las fuerzas con Wallace al mando los arrasaron sin atenuantes en la «Batalla del puente de Stirling», por esta proeza se lo nombró «Guardián de Escocia».

En 1298 se produjo la «batalla de Falkirk» donde los ingleses se presentaron con una numerosa caballería y los temibles arqueros de Gales, Wallace sorprendió a la caballería con los «Schiltroms», unas ingeniosas lanzas de más de 2 metros de largo ancladas al suelo que detuvieron el avance pero no pudieron evitar la devastación de los arqueros. Wallace se había transformado en una obsesión para Inglaterra, y fue John de Menteith quien lo traicionó, lo citó a una reunión y entregó a los soldados ingleses en Glasgow. Wallace fue condenado a muerte por traición, el 23 de Agosto de 1305 fue ahorcado pero cuidando que no muera, lo descolgaron, le cortaron los genitales, le sacaron los intestinos y los quemaron frente a él aún con vida, finalmente fue decapitado. El resto de su cuerpo fue cortado en 4 partes llevadas a Newcastle, Berwick, Perth y Aberdeen, su cabeza fue llevada a Londres donde se la exhibió colocada en una pica encima del Puente de Londres.