«Verein für Raumschiffahr»

0
6

El 6 de septiembre de 1944, desde una plataforma móvil al este de Francia la Wehrmacht alemana lanzaba contra París un cohete V2, primer misil balístico suborbital de la historia que si bien no pudo torcer el rumbo de la Segunda Guerra Mundial fue la piedra fundacional de la conquista del espacio. En 1932, el ingeniero mecánico y aeroespacial alemán Wernher von Braun comenzó a diseñar y desarrollar cohetes para la «Verein für Raumschiffahr» (sociedad civil para vuelos espaciales), la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933 redireccionó los objetivos, ya que entusiasmado con esos proyectos y dio apoyo estratégico y económico, aunque quedaron bajo supervisión de la «Schutzstaffel» (SS).

Las primeras instalaciones de investigación en Kummersdorf quedaron obsoletas rápidamente, por ello en 1937 se trasladaron a Peenemünde donde bajo las órdenes del General Walter Dornberger, el director técnico del proyecto, el propio Wernher von Braun comenzó a obtener resultados alentadores. La idea de un cohete de artillería mutó rápidamente a un misil balístico suborbital, los primeros prototipos estuvieron listos a finales de 1941. Concebido para ser lanzado desde una plataforma móvil, su gálibo u horma no podía superar las dimensiones de un túnel ferroviario estándar europeo, con 14 mts de longitud y mas de 12 toneladas de peso, era trasladado acostado sobre una plataforma «Meilerwagen» que luego lo elevaba hasta los 90° y giraba sobre su eje, las ojivas explosivas solo se colocaban antes del lanzamiento, generalmente se colocaban 950 kg de Amatol.

Técnicamente llamado «A4» (Aggregat 4), Hitler prefirió denominarlo «V2» (Vergeltungswaffe 2, Arma de represalia 2). El motor del V2 era alimentado con oxígeno líquido y alcohol a alta presión mediante una turbo bomba Walter de 730 HP que funcionaba con vapor recalentado, el motor aumentaba su rendimiento conforme consumía el combustible, disminuía el peso y bajaba la presión exterior. El 13 de junio de 1942 se probó el primer prototipo del V2, no solo no logró elevarse sino que cayó de costado y explotó, 2 meses después un segundo modelo se elevó pero 45 segundos después comenzó a oscilar y explotó en el aire.

El 3 de Octubre de 1942 se realizó la primera prueba exitosa, el cohete logró elevarse hasta los 5.000 mts y recorrer 190 Km, Hitler exultante ordenó la producción masiva inmediata del V2. La producción sufrió un retraso cuando el 17 de agosto de 1943 un ataque aéreo destruyó las instalaciones de Peenemünde, la fábrica se reinstaló en una colosal planta subterránea en Mittelwerk, donde se ensamblaron las 10 mil unidades del V2, aunque solo 3 mil fueron lanzados contra objetivos militares.

El 6 de septiembre de 1944, se lanzó el primer V2 desde una plataforma Meilerwagen contra un objetivo militar, en este caso París que estaba a punto de caer en manos aliadas. Dos días después se comenzó el ataque sobre Londres, principal objetivo de los cohetes V2, pese al daño que ocasionaban, la guerra ya estaba perdida y el valor estratégico se diluyó, sin embargo las potencias aliadas vencedoras reconocieron el valor de esta arma y comenzaron una carrera por conseguir prototipos y sobre todo secuestrar a sus diseñadores.

EEUU diseñó la operación «Paperclip» para buscar, ubicar, reclutar o llegado el caso secuestrar a mas de 500 científicos alemanes y salvarlos de juicios de postguerra, Wernher von Braun era el número uno de la lista. Los prototipos encontrados por la URSS dieron un impulso inusitado a su industria espacial , pero los EEUU tenían al eslabón que permitía perfeccionar los V2, cuyo principal resultado fue el cohete «Saturno V», la máquina mas poderosa construida por el hombre que permitió la conquista de la Luna al impulsar los módulos del programa Apolo.