«Tragedia de Twilight Zone».

0
62

El 23 de Julio de 1982, en California, durante la filmación de una escena para la nueva película del célebre director John Landis, ocurrió la «Tragedia de Twilight Zone» cuando un helicóptero fuera de control decapitó al actor Vic Morrow y a dos menores de edad. Durante el rodaje del largometraje «Twilight Zone» se debía filmar la escena nocturna del escape de un soldado con dos niños en brazos en el marco de la guerra de Vietnam, para ello se trasladaron a las Dunas en Valencia, Santa Clarita, California.

John Landis, director de la película, dio las instrucciones al experimentado piloto de guerra Dorcey Wingo y el gerente de producción Dan Allingham al especialista en explosivos Paul Stewart, cuando todo estaba listo el reconocido actor Vic Morrow caminaba en medio del agua con la niña Myca Dinh Le y el niño Renee Shin-Yi Chen en brazos. El helicóptero con el piloto y 5 asistentes que subirían a los actores se encontraba a 5 mts de altura, una explosión controlada daño el rotor de cola del helicóptero Bell UH-1 Iroquois, que comenzó a girar descontroladamente sobre los actores, cuando parecía que Dorcey lograba alejarse, el rotor se desprendió y el helicóptero se precipitó sobre los actores, Vic Morrow y la niña murieron decapitados y el niño murió aplastado, además los 6 ocupantes del helicóptero sufrieron graves heridas.

La investigación descubrió rápidamente que los niños estaban trabajando ilegalmente y el helicóptero no estaba registrado por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), lo que derivó en dos juicios, el penal fue casi una farsa, el sindicato de actores se enfrento con los propietarios de los estudios y productores pidiendo mejores medidas de seguridad y estos previendo los mayores costos en seguros amenazaron con poner tope a los contratos de los actores, todo quedó en la nada, desde John Landis para abajo en la cadena de responsabilidades fueron absueltos, sin embargo en el juicio civil la Warner Bros debió asumir indemnizaciones millonarias.

El Director Steven Spielberg, productor asociado de la película, le soltó la mano a su viejo amigo Landis, diciendo es la responsabilidad del director saber decir ¡Corten! cuando algo no anda bien. Este incidente hizo reformular todos los manuales de procedimientos para las escenas de riesgos, haciéndolas casi impracticables, y reservadas solo para grandes producciones y solo con dobles o dummies.

Comentários no Facebook