«Tragedia de Alcántara».

0
11

El 22 de agosto de 2003, en la base de la Agencia Espacial Brasileña situada en el estado de Maranhão, mientras era acondicionado para su lanzamiento explota el cohete VLS-3 matando a 21 técnicos y destruyendo por completo la plataforma, ese día se producía la «Tragedia de Alcántara». El programa espacial brasileño se inicia en 1961 bajo la órbita militar, para dar los primeros pasos necesitaba apoyo de otras agencias extranjeras, pero la principal interesada, la NASA, era reticente a colaborar con instituciones militares, por ello el intercambio fue en cuentagotas.

Luego del exitoso lanzamiento del «SCD-1» (Satélite de Recolección de Datos) en 1993, Brasil se lanzó a desarrollar su propio «VLS» (Vehículo Lanzador de Satélites), para ello pasó la «AEB» a la órbita civil. Cuando el proyecto comenzaba a crecer, el departamento de estado de los EEUU consideró peligroso que tanto Brasil con el VLS como Argentina con el proyecto «Cóndor» tuvieran la tecnología para lanzar cohetes balísticos al espacio. La NASA comenzó a recibir presiones para cortar la cooperación, en ese marco los lanzamientos del VLS-1 en 1997 y el VLS-2 en 1999, debieron ser detonados a los pocos segundos de despegar por fallas en sus sistemas de navegación.

Decidido a meterse en el mercado de lanzadores de satélites comerciales y científicos comenzó tratativas con otras naciones, precisamente el 22 de agosto de 2003, el presidente de la Agencia Espacial Ucraniana, Valeriy Komanov, se encontraba reunido con el presidente Ignacio Lula Da Silva cuando a las 13:26 hs llegó un llamado inesperado.

Tres días antes de la fecha de su lanzamiento, mientras se ultimaban los detalles técnicos, cuando por causas nuca develadas se encendieron los ignitores de los 4 motores de combustible sólido, el cohete de 4 etapas se encontraba totalmente cargado de combustible incluso los 2 satélites que debía poner en órbita. la gigantesca explosión se produjo dentro del edificio de ensamblaje que se despedazó y derrumbó matando a los 21 ingenieros y técnicos que se encontraban en el lugar. El programa espacial brasileño se detuvo por completo, el proyecto VLS fue abandonado por 8 años y se reemplazó por el proyecto brasileño-ucraniano del «Ciclon-4» que aún espera fecha de lanzamiento.