Terremoto de México.

0
5

El 19 de Septiembre de 1985, se producía el trágico terremoto de México. Pese a ser designado como sede del Mundial de Futbol de 1986 no había mucho para festejar, el gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado no pasaba un buen momento, la economía del país estaba en retroceso, alta inflación, altos niveles de endeudamiento, alto desempleo, baja del precio del petróleo y caída alarmante de los índices industriales. En ese marco general el país se despertó el 19 de Septiembre de 1985 sin esperar ni estar preparado para la tragedia, a las 7:17, un sismo de 8.1 grados en la escala de Richter que destruyó o dañó mas de 50 mil edificios del Distrito Federal y mató a más de 10 mil personas.

El epicentro se localizó en el Océano Pacífico cerca de la desembocadura del río Balsas en la costa del estado de Michoacán, el sismo afectó principalmente a la capital mexicana. La gran cantidad de edificios que se derrumbaron dejaron intransitables la mayoría de las calles de la ciudad, de inmediato dejaron de circular el metro, todas las líneas de micros y los taxis, los servicios de emergencia no estaban preparados para la magnitud de la devastación y no tenían un protocolo a seguir, la auto evacuación y voluntarios civiles a cargo de la búsqueda de sobrevivientes fueron moneda corriente en las primeras horas. Mas de un millón de personas debieron abandonar sus hogares por estar totalmente destruidos o por peligro de futuros derrumbes.

Una potente réplica 24 hs después sumó caos y terror, la capital sin un gobierno autónomo dependía del gobierno nacional y no poseía una estructura propia para contingencias, fue la solidaridad del propio pueblo mexicano que brindó los primeros auxilios, refugio y asistencia a los damnificados. Otro aspecto macabro de la tragedia fue que se derrumbaron el Hospital General de México, el Hospital Juárez y el Centro Médico Nacional del IMSS, que además de las propias víctimas que generaron no pudieron ser utilizados para atender a los heridos. La mayoría de las subestaciones de electricidad salieron de operación, se dañaron tendidos de alta tensión, gasoductos, acueductos, cloacas y más de medio millón de m2 de calles quedaron inutilizables.

Además del Distrito Federal también sufrieron importantes daños las ciudades de Michoacán, Jalisco, Guerrero, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Colima, Oaxaca, Hidalgo y Querétaro. El presidente tuvo unas inexplicables primeras declaraciones aduciendo que México no necesitaba ayuda de nadie, que era autosuficiente, sin embargo al no poseer servicios de emergencia capaces de hacer frente a la tragedia tuvo que dar intervención al Ejército y a la Marina, que tampoco tenían claro que hacer.

Pese a que la FIFA tenía un plan B para el mundial y llevarlo a los EEUU, el estado mexicano adujo que los estadios y la estructura hotelera no había sufrido grandes daños y que en 9 meses estaría todo en orden para el Mundial. Una de las consecuencias mas notorias fue la democratización del Distrito Federal que vio la necesidad de un gobierno autónomo y una estructura estatal que haga frente a las necesidades propias de una de las ciudades más pobladas del planeta, esto se inició con el terremoto de 1985 y finalizó con las elecciones de 1997 donde fue electo Cuauhtémoc Cárdenas.