Tartagal: la policía necesitó refuerzos para suspender una fiesta de 15.

0
2

Los primeros efectivos en llegar no lograron disuadir a los 300 invitados de que dejaran de bailar.

Poco le importó a un pastor evangélico de Tartagal que hasta el mismo presidente Alberto Fernández anunciara que esa ciudad tiene circulación comunitaria de Coronavirus y por eso debía regresar a una fase de aislamiento: el pastor no suspendió la fiesta de 15 de su hija.

Más de 300 personas asistieron al evento. Y cuando los primeros efectivos llegaron al salón, ni atención les prestaron: decidieron seguir con el evento. Debieron pedir refuerzos. Al ver la proliferación de uniformados, muchos de los asistentes al lugar se retiraron y los policías sólo lograron detener a 19 personas por violar las normas sanitarias dispuestas por la pandemia.

Justamente ayer Salta superó la barrera de los mil contagios,con 90 nuevos casos, de los cuales 31 se registraron en el departamento San Martín.

 

Comentários no Facebook