Tamara Bunke.

0
6

El 31 de agosto de 1967, en proximidades del Río Grande, Departamento de Santa Cruz, Bolivia, en una emboscada encuentra la muerte la espía, activista y guerrillera Tamara Bunke. Nació en Buenos Aires el 19 de noviembre de 1937 con el nombre de Haydée Tamara Bunke Bider, sus padres, ambos con cargos en el ejército comunista de la RDA deciden regresar a Alemania cuando ella tenía 15 años.

A poco de llegar comienza a militar en el Partido Socialista Unificado de Alemania, luego de obtener el doctorado en Letras de la Universidad Humboldt se convierte en instructora de tiro deportivo. Hacia 1960 comienza a realizar sospechosos viajes a América Latina y Africa, hoy se tiene la certeza que eran para misiones de la «Stasi» (servicio de inteligencia de Alemania Oriental). El triunfo de la Revolución Cubana fascinaba a Tamara, en 1961 conoce al Che Guevara cuando este viajó a la RDA, allí decide abandonar la Stasi y trasladarse a Cuba.

En la Habana estudió periodismo y lengua, llegando a hablar con fluidez los idiomas francés, inglés, alemán, ruso y español. En 1963 se pone a disposición del Servicio de Inteligencia Cubano adoptando el nombre de «Tania» en honor a la partisana soviética Zoya Kosmodemiánskaya. En 1964, Ernesto Guevara envía a Tania a Bolivia para comenzar a entrevistarse con intelectuales, políticos y militares locales y ver si existía en ellos el espíritu revolucionario suficiente como para iniciar allí una campaña similar a la de Cuba. En 1966 se casa con el estudiante boliviano Mario Martínez, así obtuvo la ciudadanía que le permitía iniciar tareas de infiltración e inteligencia sin ser detectada.

Cuando se entera que el Che ya se encontraba en Bolivia, quiso unirse a la lucha armada, pero Guevara la necesitaba como lo que él llamaba «Espía durmiente», debido a su insistencia y su experiencia en tiro fue incorporada al grupo del comandante Juan Vitalio Acuña Nuñez. El 31 de agosto de 1967, Honorato Rojas, un traidor infiltrado en el grupo conduce a unos 30 guerrilleros en busca de un cruce del Río Grande cerca de Puerto Mauricio, entre ellos que se encuentra Tamara. La emboscada surte efecto y todos son asesinados, Tamara quería abandonar los escritorios y las reuniones para luchar en el frente y si le tocaba morir, que fuera en combate, y así fue.