Stanislav Petrov

0
7

El 26 de Septiembre de 1983, el destino de la humanidad estuvo en manos de un solo hombre, ese día el Teniente Coronel Stanislav Petrov evitó la Tercera Guerra Mundial. Stanislav estaba a cargo del turno nocturno del bunker Serpukhov-15 y era responsable de la supervisión de la red soviética de satélites de alarma temprana sobre Estados Unidos. La madrugada del 26 de Septiembre, la pantalla principal se tiñó de rojo. Decenas de alarmas sonoras rompieron la calma al detectar un misil lanzado desde los EEUU hacia la URSS, el impacto se calculó en 20 minutos.

Petrov inició los procedimientos previstos, él estaba en el medio de la cadena de mandos y debía informar al comando general del líder Yuri Andropov. Si era atendido debía informar si la amenaza era cierta o una falsa alarma y aún dudaba de la confiabilidad del sistema. Minutos después se detectaron 4 misiles mas lanzados desde la misma base Americana, pese a estar bajo stress, Petrov mantuvo la calma. Cuando aún no había recibido los datos de los radares terrestres, fue atendido por su superior, Yuri Votintsev, este dejó en sus manos la decisión de la veracidad de las alarmas.

Petrov, se dejó llevar por sus instintos y le dijo, «EEUU no iniciaría una guerra nuclear con solo 5 misiles, en mi opinión es una falsa alarma», Votintsev aceptó su decisión y quedó a la espera del desenlace que debía producirse en 5 minutos. 30 segundos después, las 5 alarmas cesaron, Petrov respiró aliviado, su instinto salvó millones de vidas. La investigación determinó que la alineación de una anomalía atmosférica entre el satélite Ruso y la base de los EEUU causó las alarmas, el sistema fue adaptado y ya no se produjeron «Falsas alarmas».

El alto mando soviético optó por ocultar el incidente, ya que premiar a Petrov, derivaría en castigar a los diseñadores del sistema, dejando a la URSS como un país peligroso, vulnerable e ineficiente. El incidente recién vio la luz cuando su jefe, el comandante Yury Votinsev publicó sus memorias, Petrov ya retirado de la Fuerza Aérea Rusa, se convirtió en una celebridad, aunque él suele decir «Es raro que me feliciten por no hacer nada», en el año 2004 fue galardonado por la ONU y se le dio un premio de U$S 1.000 por salvar la humanidad…. si para la ONU, la humanidad vale mil dólares.