«Soyuz XIX»

0
6

El 17 de Julio de 1975 se produjo uno de los acontecimientos mas importantes de la era espacial que dio inicio a la cooperación internacional, ese día la nave soviética «Soyuz XIX» y la norteamericana «Apolo» se acoplaron en el espacio, sentando las bases para la puesta en órbita del laboratorio espacial «Skylab» y la posterior «Estación Espacial Internacional».

Este hecho fue uno de los desafíos mas importantes de la historia de la ingeniería, ya que dos naves diseñadas a 10.000 km de distancia, con sistemas de medición distintos se tenían que acoplar por primera vez en el espacio y con margen de error «0». En el año 1972, Richard Nixon y Alekséi Kosygin firmaron el acuerdo para este «Apretón de manos» de las dos agencias espaciales, tenía dos objetivos, el inicio de la cooperación para instalar el moderno laboratorio espacial «Skylab» y la despedida de la serie de naves diseñadas en la década del ’60. Para la misión fueron designados por los EEUU, los astronautas Thomas Sttaford, Vance Brand y Deke Slayton que tripularían el Apolo y por la URSS los cosmonautas Alexei Leonov y Valeri Kubasov que tripularían la Soyuz.

Para que la cooperación no quedara solo en retórica, los cosmonautas Rusos hicieron el entrenamiento en el centro espacial Johnson y los astronautas Americanos lo hicieron en Moscú, además de ello coordinarían vía satélite el control de la misión. El reto técnico era el mas ambicioso de la historia espacial, ambas naves debían rediseñarse físicamente para que sus escotillas coincidieran, además de igualar, tensiones eléctricas, presiones de oxígeno y tipo de combustible, ya que ante algún desperfecto de una de ellas, la otra debía estar preparada para asistirla, aunque el mayor desafío fue que ambas computadores fueran compatibles y coordinadas al momento de procesar los datos.

Ambas naves partieron el 15 de Julio, una desde el centro espacial Kennedy y la otra desde el cosmódromo de Baikonur, el 17 de julio se produjo el perfecto acople, una hora mas tarde las escotillas de abrieron, entonces Thomas Sttaford y Alexei Leonov intercambiaron el primer apretón de manos internacional. Las naves estuvieron unidas mas de 40 horas, tiempo en el que comieron juntos, intercambiaron semillas para ser plantadas en el otro país y llevaron la misma conversación en ambos idiomas. Terminado el trámite social, realizaron varios acoples y desacoples de práctica para detectar futuros problemas. El éxito de la misión fue el puntapié inicial del laboratorio «Skylab», la «Estación espacial internacional», y el principio de una cooperación que si bien tuvo algunos contratiempos nunca se interrumpió.