«Septiembre Negro»

0
16

El 5 de Septiembre de 1972, en el marco de los «Juegos Olímpicos de Munich ’72», el grupo terrorista palestino «Septiembre Negro» tomaba violentamente como rehenes a una parte de la delegación Olímpica israelí, el mal manejo de la situación hizo que terminaría en tragedia, a esos hechos se los conoce como la «Masacre de Munich». La madrugada del 5 de Septiembre de 1972 un grupo de atletas de los EEUU regresaban ilegalmente de una fiesta fuera de la villa olímpica cuando encontraron a 8 personas tratando de saltar la reja con bolsos, creyendo que se trataba de otros atletas en falta, los ayudaron a ingresar al predio sin saber que eran integrantes del grupo terrorista palestino «Septiembre Negro».

El grupo al mando de Luttif Afif ignoraba la distribución de los atletas en los apartamentos, de haberlo sabido no hubieran cometido el «error» de ingresar primero al apartamento donde descansaba el equipo de lucha greco romana Israelí. Cuando los terroristas ingresaron su entrenador Moshé Weinberg y el fisicoculturista Yossef Romano se enfrentaron a los terroristas, pero fueron asesinados, en la confusión muchos lograron escapar, pero a las 4:40 dominaron la situación tomando a 9 rehenes. A las 6:00 comenzaron las negociaciones entre Luttif Afif y el jefe de policía de Munich, Manfred Schreiber, los secuestradores exigían la liberación de 234 palestinos presos en Israel y 2 en Alemania.

El estado de Israel se negó a liberar a los presos por lo que Schreiber estaba acorralado, no tenía nada para ofrecer, Alemania no tenía grupos comandos, ni ejercito en tiempos de paz y era imposible que autorizaran al MOSSAD a ingresar, cuando el COI suspendió los juegos, el grupo terrorista decidió que la publicidad de sus reclamos estaba lograda y decidieron pedir un avión para huir con los rehenes. Schreiber les dijo que tenía todo listo para llevarlos a El Cairo desde la base Fürstenfeldbruck, aunque era falso, los secuestradores aceptaron subirse a dos helicópteros junto con los 9 rehenes, a los que ataron a las naves.

Al llegar a la base los esperaba un Boeing 727 y una emboscada, la operación estaba tan mal planeada y sin personal especializado que todo salió mal. Cuando Luttif Afif y Yusuf Nazzal se disponían a revisar el avión, descubrieron el engaño y regresaron a los helicópteros, antes de llegar un francotirador descoordinado abrió fuego, no solo erró el disparo, sino que se generó un enfrentamiento en la pista. Los secuestradores de inmediato fusilaron a los atletas atados, y en uno de los helicópteros arrojaron una granada que lo hizo explotar, el saldo fue desolador, murieron los 9 atletas, un oficial Alemán y 5 secuestradores, los tres restantes fueron arrestados pero un mes después otro comando palestino secuestró un avión de Lufthansa logrando que fueran liberados.

Al quedarse sin terroristas para juzgar la reacción del estado de Israel fue irracional, queriendo aleccionar y amedrentar a futuros secuestradores inició la operación «Ira de dios» con la que secuestró, torturó, asesinó y produjo atentados contra objetivos terroristas, civiles e inocentes, con el agravante de hacerlo en terceros países neutrales violando soberanías y tratados.