Se concretó un nuevo encuentro para la incorporación de una mirada de género en los procesos judiciales

0
6

Luego de una convocante charla que tuvo el acompañamiento de casi 100 personas en la jornada del martes, la directora del Centro Judicial de Género del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Luciana Sampietro, quien acompaña el proyecto de incorporación de la mirada de género a los procesos jurídicos, destacó que esto es una materia pendiente que busca una aplicación “transversal” para todas las áreas del sistema.

“La perspectiva de género no es una materia pendiente en un área específica, es una materia de interpretación que debe aplicarse en todos los abordajes jurídicos. La mirada debe incorporarse en la conciencia de todos los que operamos en el Estado”, señaló en diálogo con Radio Provincia.

“El Centro Judicial de Género tiene funciones muy estratégicas con el objetivo de incorporar la perspectiva de género en las prácticas judiciales”, explica, y agrega que su función es “generar puentes con la comunidad, y además ejercer algún monitoreo y revisión de las prácticas internas para que la perspectiva se incorpore transversalmente a toda la justicia”.

En ese marco y en referencia a la charla que la tuvo como expositora este martes, Sampietro destaca que se trabajó sobre las masculinidades y la juventud, lo que aplican con “una mirada preventiva”, aunque sostiene que la Justicia “no tiene funciones en el sentido estricto”, pero asegura que “tenemos que empezar a pensar en esos términos como sociedad”.

Más allá del encuentro, la directora del Centro asegura que estos espacios van a continuar para “trabajar comunitariamente en generar herramientas para erradicar estas violencias que tienen una fuerte raíz cultural”.

“Son violencias que atraviesan transversalmente la vida de las mujeres y los varones”, explica en cuanto al pilar temático, lo cual, con las intervenciones se busca visibilizar para poder desarmarlo de la mente social. “Comprender eso es muy importante para desmontar mitos, desmontar estereotipos, y por supuesto al desmontar estas ‘manchas en la comprensión’ que nos afectan culturalmente trabajar mucho mejor, con mejor empatía, con mayor comprensión cabal de los conflictos a los que estamos atendiendo, para que las personas que acudan a la Justicia reciban respuestas más efectivas, empáticas y reparadoras”.

“Los varones deben sumarse, pero no por nosotras, por ellos mismos”

Interpelada por su alocución en el encuentro virtual, Sampietro destaca que “estamos convocados todos y todas a generar un proceso de sanación y de gestar una comunidad de la no violencia”, y sostiene que desde el Estado debería haber más espacios que lo fomenten en sus prácticas.

Amparada en la autora Rita Segato parafrasea un poco el contenido de su exposición y plantea que existe una “falsa dicotomía” en cuanto al rol del hombre la lucha de género. “Los varones deben sumarse, pero no por nosotras, por ellos mismos, es una gran diferencia”, señala, y agrega que, entonces, “la convocatoria no es otra vez paternalista, de que ‘tengo que sumarme a ayudar a las mujeres que por sí solas no pueden’, no, podemos juntos, y cada uno por sus propios intereses”.

En continuidad al rol masculino, Sampietro insiste en que “los varones necesitan desmotar los mandatos”, los cuales, explica, en línea a la propuesta de Segato, los vuelven “más infelices al no poder demostrar emociones, demostrarse empáticos y tener que manifestar toda la comunicación en términos violentos”, por lo que sostiene “esencial trabajar la formación de personas juveniles”.