Salvador Allende Gossens

0
9

El 11 de Septiembre de 1973, el presidente constitucional de Chile Salvador Allende Gossens resistía en el Palacio de la Moneda, mientras era atacado por la Fuerza Aérea, tanques y francotiradores, que al mando del General Augusto Pinochet intentaba derrocarlo, jaqueado se suicidó efectuándose un disparo en la cabeza con una AK-47, así se iniciaba una década de terror y genocidios contagiosos en todo el continente.

Salvador Allende un médico cirujano e incansable militante socialista había sido candidato por la izquierda en tres elecciones anteriores a la de 1970, en la que por primera vez tenía serias posibilidades de ganar. El candidato de la derecha Jorge Alessandri había recibido asistencia económica de la CIA para la campaña por medio de un desvío de fondos de la sede local de ITT (International Telephone & Telegraph), enterado Allende se comunico con su amigo personal Sviatoslav Kuznetsov, un oficial de la KGB para solicitar fondos de la URSS, que finalmente los envió vía Cuba, blanqueando que en Chile era una batalla mas de la guerra fría.

Pese a los intentos políticos de compra de votos y el asesinato del jefe del ejército, general René Schneider, ordenados por Richard Nixon y la CIA, Allende ganó las elecciones y asumió democráticamente la presidencia de Chile. La primera medida de gobierno fue terminar con los contratos usureros de las minas de cobre, principal recurso natural del país, en manos de las empresas norteamericanas Anaconda y Kennecott, propiedad de las familias Rockefeller y Rothschild, por ello Richard Nixon y Henry Kissinger, sentenciaron a muerte al gobierno de Allende. Para el éxito de un proceso desestabilizador es necesario la complicidad de la prensa, y la banca, los EEUU la obtuvieron casi desinteresadamente, las medidas como la reforma agraria y la de educación fueron vapuleadas por la prensa generando amores y odios que se dirimían en las calles antes que en congreso, aumentando el clima de violencia.

En Octubre de 1973 el sindicato de camioneros liderado por León Vilarín, había sido presionado para que se plegara a la lucha contra Allende, este accedió, pero ante la amenaza de la estatización del servicio, se vio obligado a endurecer la lucha y coaccionar a todas las filiales del país a seguirlo, con un país desabastecido y paralizado, todo estalló. La mañana del 11 de Septiembre de 1973, al mando del General Pinochet, las tres armas iniciaron un ataque a la casa de gobierno, Allende se quitó la vida para terminar con la crisis, al entrar el General palacios, informó por radio «Misión cumplida. Moneda tomada, presidente muerto». La foto es una joya de la época que demuestra que cada tanto hay que darse vuelta a ver quien cuida nuestras espaldas, ya que con una mano nos rinden pleitesía y con la otra nos apuntan con una pistola.