Saigón, Vietnam del Sur

0
5

El 11 de Junio de 1963, en Saigón, Vietnam del Sur, en protesta por la persecución a los budistas, se suicidaba prendiéndose fuego hasta morir el monje Thich Quang Duc. El gobierno de Jean-Baptiste Ngo Dinh Diem tenía una fuerte orientación católica y había desplazado de las decisiones y las políticas a los Monjes Budistas o Bonzos.

Pronto el rechazo se transformó en persecución por lo que los monjes comenzaron a manifestarse en lugares públicos y generalmente eran reprimidos y detenidos. Thich Quang Duc había nacido en 1897 en Hoi Khanh, Indochina Francesa, desde los 7 años estudió los orígenes del budismo y en 1912 fue ordenado Novicio. A los 20 años fue ordenado monje y se dedicó a la reflexión viviendo como un ermitaño en una montaña en Ninh Hòa.

A lo largo de su vida fue cumpliendo con todas las tareas de un monje budista tradicional, retiros espirituales, estudio de textos sagrados, predicación, abrir congregaciones y multiplicar sus creencias. Pese a vivir en un país mayoritariamente budista, la minoría católica manejaba el gobierno y las fuerzas armadas, esto creó las condiciones para la aparición de grupos de choque católicos que anhelaban las propiedades de los budistas.

En mayo de 1963 el gobierno de Diem prohibió la bandera budista, en protesta por esta arbitrariedad una marcha de monjes desafió la nueva ley y ostentó decenas de banderas, una brutal represión acabó con la marcha y con la vida de 9 monjes. El 10 de Junio un rumor llegó a los corresponsales extrangeros en Saigón, que al día siguiente frente a la embajada de Camboya ocurriría algo importante.

Los reporteros David Halberstam del New York Times y Malcolm Browne de Associated Press fueron los únicos que decidieron ir, sin saber lo inédito y macabro que verían. La mañana del 11 de Junio Thich Quang Duc acompañado por una manifestación de 350 monjes llegó al lugar informado, se arrodilló en el medio de la calle, se hizo rociar con combustible y se prendió fuego.

Su cuerpo se quemó rápidamente ante los llantos y rezos de sus seguidores, era un espectáculo tan terrorífico como fundacional, cuando su cuerpo carbonizado se apagó, el destino de Vietnán cambió para siempre, pero no como los budistas hubieran querido. Las fotografías y el video del suceso recorrieron el mundo provocando presiones sobre el gobierno de Ngo Dinh Diem quien fue derrocado y asesinado en noviembre de ese año. Por llamarse bonzo a los monjes budistas es que a este estilo de suicidio se lo llama “Quemarse a lo bonzo”.

Comentários no Facebook