Sacha Baron Cohen

0
3

Sacha Baron Cohen

El 13 de Octubre de 1971, en Londres, nacía un genio irreverente del humor negro y escatológico, que utiliza su talento para burlarse y enfrentar a poderosos, ese día llegaba a incomodar al mundo, el gran Sacha Baron Cohen. Nació en el seno de una acomodada familia de comerciantes judíos, pese a estudiar en prestigiosos colegios londinenses y graduarse de licenciado en historia en el Christ’s College de Cambridge, su futuro era la actuación. En 1998 creó el personaje «Ali G» para el programa «The Eleven O’Clock Show», con este personaje hacía notas a políticos y famosos a los que incomodaba o enfrentaba con sus propias miserias y contradicciones. Tal fue el suceso que en el año 2000 nació «Da Ali G Show» con el que ganó decenas de premios.

Sus chistes eran tan ácidos e irreverentes que debió enfrentar varias denuncias del Centro Europeo para la Investigación del Antiziganismo, lejos de amedrentarse creó «Borat», un periodista de la TV de Kazajistán que ama la cultura Norteamericana, pero en realidad lo que destaca son sus miserias. Estos personajes le abrieron las puertas de los EEUU, la cadena HBO le dio libertad total, Sacha supo aprovechar la oportunidad y fue nominado a 4 premios Emmy. Su talento se mudó al cine, primero con «Ali G», luego haciendo las voces del «Rey Julien» en Madagascar y finalmente «Borat», su lenguaje escatológico y provocador, hizo que fuera aplaudida en América y Europa pero prohibida en Rusia y la propia Kazajistán, pese a su polémica, ganó el Globo de Oro por su actuación. Suele aparecer como conductor o invitado en entrega de premios donde genera algún escándalo guionado o eleboradas bromas como su pelea con Eminem o tirar del escenario a Grace Cullington.

Siguió su carrera cinematográfica con Brüno y su genial participación en “Hugo” de Martin Scorsese, pero lo mejor estaba por venir. En 2012 cacheteó al establishment con “El dictador”, donde interpreta al Almirante General Aladeen, presidente del país petrolero Wadiya, en ella se burla absolutamente de todo, su personaje completamente incorrecto es utilizado para destacar las contradicciones y complicidades de occidente. A la siguiente entrega de los Oscar provocó un revuelo cuando se presentó con el uniforme de “Aladeen” y con una urna funeraria donde decía que traía las cenizas de su ídolo, el recientemente fallecido dictador de Korea del Norte, Kim Jong-il. Para demostrar que su suceso no se debe solo a la provocación sinó mucho talento, participó en las magníficas ‘Los miserables’, ‘El juicio de los 7 de Chicago’ y la serie ‘El espía’.