Resistencia puso en marcha un plan de mantenimiento para 6700 de calles no pavimentadas

0
5

Resistencia inició hoy con un plan de mantenimiento de calles no pavimentadas. Desde Lisandro de la Torre al 2400, en la zona sur de la ciudad, se puso en marcha esta propuesta que tiene por objetivo poner en óptimas condiciones 1.000 arterias cada seis semanas hasta completar las 6.700 de tierra y ripio que posee la capital provincial.

Las intervenciones tendrán lugar en las cuatro zonas de Resistencia, en cuya primera etapa se atenderán las vías que involucran los recorridos de las líneas de colectivos y accesos principales, para luego intervenir el resto de las calles de cada sector. “Para poder cumplir con estas acciones, con anterioridad se efectuó la refuncionalización de los desagües para facilitar el buen escurrido de las aguas”, indicó el intendente Gustavo Martínez.

Además del jefe comunal manifestó que “se pudo lograr una planificación que permite atender de forma general todas las calles no pavimentadas, ya que hay que tener en cuenta que la ciudad posee más de 10100 cuadras de arterias viales urbanas, de las cuales 6700 son de tierra o ripio”. En una misma sintonía, destacó que “la idea es tener un plan sistemático y permanente de mantenimiento para la mejoría de las calles realizando un trabajo estructural de fondo con una proyección adecuada para tener una respuesta positiva en materia de servicios”.

Cada seis semanas se intervendrán 1000 de las 6700 arterias. Para eso se contempló una visión de trabajo que divide a Resistencia en cuatro zonas, que a su vez están subdivididas en 2 o 3 sectores para lograr una atención semanal adecuada, dando prioridad a aquellas calles que tienen tránsito de colectivo y luego a las vías principales de cada barrio. En una segunda instancia se seguirá por las arterias internas de cada vecindario para mejorar las condiciones.

En igual sentido, precisó que “los tiempos estimados de trabajo son de 10 días por cada área, para que la ciudadanía sepa en qué tiempo van a estar en su zona, cuánto demora cada obra y qué calles serán las intervenidas”, e hizo hincapié en que “con esto se garantiza que cada área de la Ciudad va a tener cada semestre una atención adecuada para el mantenimiento de la red vial interna”.

Se trabajará con una tecnología de aplicación de suelo que permite elevar la tierra en el nivel y en la cota adecuada, de tal manera que no se desperdicia ripio. Martínez también destacó que “inicialmente se efectuó la refuncionalización de los desagües de estas arterias para evitar que, una vez hechas las obras de las calles, se inunden por un mal desagote de las aguas”.