Primera Guerra Mundial.

0
2

El 11 de noviembre de 1918, en el vagón de un tren en el bosque de Compiègne, norte de Francia, Matthias Erzberger, Alfred von Oberndorff, Detlof von Winterfeldt y Ernst Vanselow firmaban ante una comitiva aliada la rendición incondicional alemana, este hecho ponía fin a la Primera Guerra Mundial. A principios del siglo XX Europa era técnica e intelectualmente el ombligo del mundo, la mayoría de los pueblos estaban agrupados en imperios cuyas políticas imperialistas manejaban la mayor parte de los recursos naturales del planeta. Asia, Africa y Oceanía estaban subyugadas a potencias europeas, este dominio global había provocado cientos de conflictos bélicos que se fueron apagando con el nacimiento de alianzas hasta lograr un frágil equilibrio de fuerzas que trajo la ansiada paz.

Las dos grandes alianzas eran la «Triple Entente» (Francia, Inglaterra y Rusia) y la «Triple Alianza» (Alemania, Italia y el Imperio Austrohúngaro), por su parte el Imperio Otomano se mantenía aislado confiando en su poder. Esta etapa llamada como la «Paz armada» tenía un solo foco de conflicto, los Balcanes, el primero se desencadenó cuando el Imperio Austrohúngaro anexó a su territorio la mayor parte de Bosnia, esto puso en alerta al Reino de Serbia y al Imperio Ruso. Posteriormente estallaron las guerras entre el Imperio Otomano y la Liga de los Balcanes y la invasión de Serbia y Grecia por parte de Bulgaria, esto hacía que a esta zona se la llamara «El polvorín de Europa». El 28 de Junio de 1914 se produce el hecho que desencadenaría la guerra, el Archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austrohúngaro, viaja a Sarajevo, capital de Bosnia, eje del conflicto con Serbia, que interpretó esta visita como una provocación.

Gavrilo Princip, un nacionalista Serbo-Bosnio perteneciente al grupo terrorista «Mano Negra», asesina al archiduque y a su esposa Sofía, esto desencadenó la llamada «Crisis de Julio» que culminó cuando el 28 de Julio el Imperio Austrohúngaro le declara la guerra al Reino de Serbia. Las alianzas y compromisos políticos hicieron que la alianza Imperio Austrohúngaro, Imperio Alemán, Imperio Otomano y Bulgaria se enfrentaran a la del Reino de Serbia, Rusia, Inglaterra, Francia e Italia que cambió de bando. Esta guerra conocida como la «Gran guerra», fue una guerra de muchos frentes, de trincheras, de desgaste y cuerpo a cuerpo, los 4 años de conflicto dejaron casi 30 millones de muertos y casi 25 millones de heridos. La revolución Rusa que termina con el régimen zarista fue el primer paso hacia el fin de la guerra, el otro fue la revolución alemana que acabó con la monarquía constitucional del Kaiserreich reemplazada por una república parlamentaria y democrática.

El 11 de noviembre de 1918 los altos mandos militares alemanes firmaban la rendición incondicional, las condiciones impuestas a los derrotados fueron tan abusivas que en el mismo acto de finalización de la Primera Guerra Mundial se sembraba la semilla de la segunda. Las principales consecuencias fueron el nuevo mapa de Europa, desaparecieron todos los imperios generando el nacimiento de decenas de nuevas naciones las colonias alemanas y otomanas fueron transferidas a otros dominios o independizadas. Otras consecuencias fueron la creación de la Sociedad de las Naciones (germen de la ONU), la firma del abusivo Tratado de Versalles y el surgimiento de movimientos nacionalistas como el Fascismo y el Nazismo. Nota: Tan abusivas y absurdas habían sido las sanciones y condiciones que se le impusieron a Alemania, y solo a Alemania, que se grabaron a fuego en la memoria del pueblo y las fuerzas armadas, que durante la segunda guerra mundial buscaron llenar de simbolismos de revancha cada acto. Cuando Francia acepta rendirse ante las fuerzas alemanas, Hitler puso como condición, que la firma se llevara a cabo en el mismo vagón en el que se había firmado la rendición alemana en la WW1.

Comentários no Facebook