Pierre de Coubertín

0
5

El 2 de Septiembre de 1937, en Ginebra, Suiza, moría el padre de los juegos Olímpicos de la era moderna, ese día se apagaba la vida del Barón Pierre de Coubertín. Nació el 1 de Enero de 1863, en París, con el nombre de Pierre Frédy de Coubertin, pese a que su padre quería que fuera militar, se inclinó por la pedagogía. Estando en Inglaterra se interesó en la doctrina de la búsqueda de la perfección espiritual por medio del deporte y la higiene, de inmediato llevó estos preceptos a Francia. Comienza a crear sociedades atléticas en toda Francia, a las que asocia en la «Union des Sports Athlétiques» además de crear la primera revista dedicada al deporte, la «Revue Athlétique».

Inspirado en los fallidos intentos del filántropo griego Evangelos Zappas de crear una competencia atlética que recree las gestas deportivas de la antigua Grecia, comenzó a soñar en una competencia con deportistas de todo el mundo donde reine la hermandad y el espíritu de superación. Comenzó a recorrer el mundo buscando aliados, junto a su principal socio del proyecto, el griego Demetrios Vikelas fijaron una reunión para lanzar el Comité Olímpico Internacional, que se desarrolló en la Sorbona de París el 23 de Junio de 1894. En esa reunión Coubertín logró la adhesión de Austria, Bélgica, Suecia, EEUU, Rusia, Francia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Hungría, Argentina, Italia y Grecia.

Coubertín impuso su idea que fueran ciudades y no países, los que organizaran los juegos, además de dar a Atenas la primera sede. Es el responsable de los dos lemas de los juegos «Lo esencial en la vida no es vencer, sino luchar bien» y «Mas rápido, mas alto, mas fuerte». A partir de 1896 el propio Coubertín presidió el Comité Olímpico Internacional hasta 1925, dejó su cargo en manos de Henri de Baillet-Latour para mantenerse como miembro del directorio hasta su muerte el 2 de Septiembre de 1937.