Para el movimiento islamista palestino Hamás, la normalización de las relaciones entre Israel y Sudán es un «pecado político»

0
5

«Se trata de un pecado político que perjudica al pueblo palestino y a su justa causa, perjudica también el interés nacional de Sudán (…) y solo beneficia a [Benjamin] Netanyahu», el primer ministro israelí, declaró Hazem Qasem, portavoz oficial de Hamás, el movimiento en el poder en la Franja de Gaza, sobre las nuevas relaciones entre Israel y Sudán, anunciadas por el presidente estadounidense Donald Trump este viernes.

Por el contrario, la interpretación del ministro Israelí, Benjamin Netanyahu, contradice a las declaraciones del portavoz del movimiento Hamás, quien en una declaración en hebreo, trasmitida por sus servicios de prensa a la agencia AFP, afirmó: «¡Qué formidable cambio! Hoy Jartum dice sí a la paz con Israel, sí al reconocimiento de Israel y a la normalización con Israel»

La declaración de Trump viene de la mano con el anuncio de la televisión estatal de Sudán, que este viernes confirmó estos nuevos acuerdos entre ambos países y afirmó: «Sudán e Israel acordaron normalizar sus relaciones, poner fin al estado de agresión entre ellos». Estos acercamientos diplomáticos deberían poner fin a décadas de hostilidades entre ambas partes.

Los nuevos acuerdos se llevaron a cabo a través de una llamada telefónica en la Casa Blanca entre Donald Trump, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu y su homólogo de Sudán, Abdalá Hamdok, la cual pudo ser presenciada por periodistas. Luego, el portavoz del ejecutivo estadounidense, Judd Deere, dijo: «Sudán e Israel acordaron la normalización de las relaciones, otro paso importante hacia la construcción de la paz en el medio oriente con otra nación que suma a los Acuerdos de Abraham».

El anuncio de Trump fue cuatro días después de que anunciara la intención de sacar a Sudán de la lista de estados que apoyan el terrorismo a cambio de que Sudán indemnice a las familias víctimas de los ataques terroristas del grupo Al Qaeda (que fueron vinculados al país sudanés porque sus bases estaban allí) en Kenia y Tanzania en 1998, que dejaron 200 muertos.

Comentários no Facebook