«Operación Tifón»

0
4

El 2 de Octubre de 1941, el mariscal de campo de la Wehrmacht, Fedor von Bock, iniciaba el avance final sobre Moscú, ese día comenzaba la «Operación Tifón». Desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial, los soviéticos creyeron que el pacto Ribentrop-Molotov aseguraba la estabilidad del frente occidental, por ello las defensas laxas fueron avasalladas cuando Hitler desplegó la Operación Barbarroja. En cuestión de meses Alemania ocupó Minsk, Járkov, Kiev y Smolensk quedando a las puertas de Moscú, el ejército rojo tuvo bajas catastróficas y necesitaba una reestructuración, Stalin removió a Semión Budionni y puso al mando de sus tropas a Gueorgui Zhúkov, quién produjo una revolución táctica de defensa y ataque.

La táctica alemana consistía en un ataque tipo pinzas pero con un avance frontal distractivo que se inició el 2 de Octubre. Por su parte Zhúkov estableció 3 anillos concéntricos de defensa, involucró a la población civil para que construya barricadas y trincheras, convocó a tropas asignadas en Siberia y aceleró un reclutamiento masivo. Toda la plana mayor del gobierno fue trasladada a Kúibyshev (actual Samara), a excepción de Stalin que decidió quedarse y mostrarse por la ciudad para dar ánimo a sus tropas. Zhúkov accedió a un informe que los tanques fabricados por la URSS no duraban más de 48 hs en el frente antes de ser destruidos, por ello decidió que no se perdiera tiempo y recursos pintándolo total nunca llegarían a oxidarse, a partir de allí era muy común ver los tanques soviéticos en metal crudo.

Una tormenta de vientos y nieve retrasó el avance de las divisiones Panzer impidiendo concretar las pinzas del norte y sur, esto dio oportunidades a la URSS de realizar pequeñas contraofensivas que provocaron gran daño a las tropas alemanas. En noviembre se sumó un aliado a las tropas soviéticas, el invierno, un otoño durísimo se abatió sobre Moscú en Noviembre, las bajas temperaturas extremas fueron letales con los blindados alemanes, la Luftwaffe tuvo que mantener a su flota en tierra, los subfusiles MP40 y las ametralladoras MG34 dejaron de funcionar y cualquier soldado que tocara un objeto metálico sin guantes implicaba una amputación segura. Las armas soviéticas diseñadas para bajas temperaturas extremas hicieron que en pleno invierno Zhúkov iniciara una contraofensiva total que estabilizó el frente haciendo que los alemanes se fijaran otro objetivo, Stalingrado.