Mina San José de Copiapó

0
7

El 22 de Agosto de 2010, en la Mina San José de Copiapó, Chile, luego de 17 angustiantes días, se contactaba a los mineros atrapados luego de un derrumbe, por un ducto de ventilación se subió una nota que decía, «Estamos bien en el refugio los 33». El 5 de Agosto de 2010 en la mina «San José» de Copiapó, explotada por la empresa «San Esteban Primera S.A» un derrumbe de proporciones catastróficas sepultó a 33 mineros, cuando se conoció la noticia, se descontaba que el destino de los mineros estaba echado, lo mas probable era que hayan muerto en el derrumbe y de no ser así se presumía imposible un rescate.

El presidente Sebastián Piñera y el ministro de minería Laurence Golborne se hicieron presentes al día siguiente y se pusieron al frente de las tareas de un rescate que se presumía inconducente. Se iniciaron perforaciones de sondeo hacia un refugio preestablecido que se utiliza para emergencias a 700 mts de profundidad, luego de varias perforaciones fallidas, el 22 de Agosto un trepano hizo fondo en una rampa a 20 mts del refugio, al sacar la perforadora, la punta del trépano había sido pintada de rojo, eso demostraba que había sobrevivientes, pocas horas después, por el pequeño conducto se subió un mensaje milagroso, en un pequeño papel el mensaje decía «Estamos bien en el refugio los 33».

El festejo y la algarabía duraron poco, había que sacarlos, de inmediato se inició la «Operación San Lorenzo» (patrono de los mineros), que consistió en tres perforaciones con distintos equipos y métodos dirigidos al refugio, los tres equipos debían realizar una perforación de 33 cm de diámetro, la que llegara primero al refugio se ampliaría a 66 cm por la que serían extraídos en una capsula estilo cohete llamada Fénix, la empresa ASMAR fabricó tres de ellas.

Cuando se realizaron los cálculos, el mas optimista determinó que se tardarían cerca de 2 meses en llegar a ellos, por lo que se les enviaban alimentos, bebidas, ropa apropiada y demás objetos por el pequeño conducto original. Chile y el mundo entero siguieron la trasmisión de los hechos las 24hs finalmente, el «Plan B», ideado por Igor Proestakis fue el primero en llegar y el que se ensanchó para efectuar el rescate que comenzó 12 de Octubre, a razón de 20 minutos por minero y en un orden predeterminado fueron extraídos con vida los 33. Este hecho se convirtió en un milagro de la ingeniería y del espíritu humano.