«Matanza de la Batalla de Acosta Ñu».

0
10

El 16 de Agosto de 1869, se escribía una de las páginas mas oscuras de la historia de sudamérica, ese día en el marco de la Guerra de la Triple Alianza, se producía la «Matanza de la Batalla de Acosta Ñu». La desigual e inverosímil guerra de la triple alianza estaba ya definida cuando comandante brasileño Luis Alves de Lima e Silva le informa al emperador Pedro II de Brasil que comenzaría a organizar el retiro de las tropas asentadas en territorio paraguayo, Pedro II le ordena que permanezca en la zona hasta que el presidente paraguayo Francisco Solano López Carrillo firmara la rendición incondicional.

En esos días, por motivos de salud, el emperador Pedro II dimite en favor de su yerno, el conde Luis Filipe Gastão de Orléans, este endurece la exigencia de su suegro y ordena seguir combatiendo hasta capturar a Solano López. En Paraguay casi no quedaban hombres, o habían muerto o estaban hechos prisioneros, por lo que se organizó una fuerza de defensa formada por 500 soldados veteranos y 3.500 niños. El 15 de Agosto mas de 20 mil hombres pertenecientes al ejército de la Triple Alianza al mando de Luis Felipe de Orleans tomaron la ciudad de Caacupé creyendo que Solano López estaba allí, frustrado por no haber dado con él ordenó perseguir a la improvisada tropa paraguaya que huía hacia Caraguatay.

El 16 de Agosto los alcanzaron en Barrero Grande, el comandante paraguayo, el veterano general Bernardino Caballero poco pudo hacer para organizar una defensa o una huída segura, rodeados por 20 mil soldados, la caballería y la artillería brasilera fueron masacrados sin miramientos. Pese a la férrea resistencia de la improvisada fuerza paraguaya, en solo 8 horas, mas de 3 paraguayos habían muerto, las bajas en el bando Aliado solo llegó a 50 muertos.

Finalizada la batalla, el conde Luis Filipe de Orléans dio la macabra orden de quemar el campo de batalla matando a los heridos y a los sobrevivientes que intentaban socorrerlos consumando un genocidio vergonzoso. Esta fue la última batalla de la Guerra de la Triple Alianza que finalizaría meses después con la muerte de Solano Lopez, Caballero fue uno de los pocos prisioneros remitidos a Río de Janeiro hasta su vuelta a Paraguay donde fue electo presidente en 1880. En homenaje a los 3.500 niños masacrados en esta batalla, en Paraguay todos los 16 de Agosto se celebra el día del niño.

Comentários no Facebook