Lino Palacio Calandrelli.

0
2

Lino Palacio Calandrelli.

El 14 de Septiembre de 1984, en su departamento de Barrio Norte de la Ciudad de Buenos Aires, junto a su esposa era asesinado el dibujante, caricaturista, guionista cinematográfico, pintor y publicista argentino Lino Palacio Calandrelli. Palacio había nacido en la Ciudad de Buenos Aires el 5 de Noviembre de 1905, desde muy chico mostró facilidad para el dibujo hasta convertirse en un especialista del carboncillo, con solo 9 años la revista “Caras y Caretas” publica una ilustración suya en la sección Dibujos Infantiles. Su padre le propuso que si aceptaba iniciar la carrera de ingeniería lo apoyaría en su carrera paralela de dibujante, Lino aceptó, fue así que por medio de amigos en común su padre lograra que un dibujo suyo se publicara en el diario “La Razón”.

Antes de cumplir 20 años realizó un corto pero friuctífero viaje a París, regresó con una innumerable cantidad de dibujos de personajes pintorescos del barrio latino, poco a poco se fueron publicando en “El Cuco”, “Don Goyo” y “Caras y Caretas”. Cuando parecía que su carrera llagaba a la cima, la vida le tenía reservada mas sorpresas, la empresa de publicidad Walter Thompson lo contrata para campañas gráficas, también fue contratado por “La Prensa”, “La Opinión”, “Mundo Argentino” y ”El Hogar”, en la década del ’30 llega el premio máximo de su carrera y su mayor orgullo, lo contrata la revista infantil “Billiken”. Sus caricaturas “Ramona”, «Ocurrencias de Pimpollo» y «La barra de Bolita» se transforman en un éxito, obtiene la titularidad de la cátedra de dibujo en la Academia Nacional de Bellas Artes.

Sus caricaturas de Políticos y personajes internacionales recorren el mundo, esto hace que lo contraten para publicar caricaturas políticas en los semanarios ”Panorama”, ”Mercado”, «Azul y Blanco» y «La Nueva República». Su creación mas popular “Don Fulgencio” una historieta sobre un hombre adulto con actitudes infantiles por habérsele prohibido expresar las emociones durante su niñez fue llevada al cine en 1950 por Enrique Cahen Salaberry. Durante la Dictadura liderada por Jorge Rafael Videla, fueron censuradas las caricaturas “Avivato” y “Don Fulgencio”, por lo que casi no trabajó durante esos años.

El 14 de Septiembre de 1984, mientras descansaba junto a su esposa en su departamento de Barrio Norte, fueron asaltados por Claudia Alejandra Sobrero y dos cómplices, Sobrero mantenía una relación con un nieto de Palacio, también implicado en el hecho, la propia Sobrero asesinó al matrimonio. La autora de los asesinatos fue detenida y condenada a prisión indefinida, sin embargo luego de 21 años en prisión recuperó su libertad en 2006.