Ley Nº 13010

0
9

El 9 de Septiembre de 1947, luego de casi un siglo de lucha de las mujeres argentinas, se sancionaba la Ley Nº 13010 que instauraba el voto femenino. La primera luz de esperanza para la igualdad de derechos de las mujeres al voto fue a mediados del siglo XIX en la provincia de San Juan, pero se trataba de voto calificado y restringido a un puñado de privilegiadas. La primer lucha organizada para lograr este derecho fue de las mujeres integrantes del Partido Socialista y algunas partidarias del anarquismo, Elvira Dellepiane de Rawson, Cecilia Grierson y Alicia Moreau de Justo, se inspiraron en sus pares europeas y replicaron en Argentina sus pregones y presiones a las clases políticas.

En 1911 la italiana Julia Magdalena Ángela Lanteri, quien residía en la Argentina desde los 6 años y se había convertido en la 5ª mujer en doctorarse en medicina, solicitó al estado argentino un doble pedido, la ciudadanía y el derecho al voto, en un sonado proceso la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires aprobó su inscripción en los padrones, convirtiéndose en la primera mujer en votar en la nación. La sanción de la Ley Saenz Peña de voto universal y obligatorio trajo el júbilo a estas jóvenes mujeres, pero el entusiasmo duro poco, la confusa reglamentación de la ley dejó en manos de los estados provinciales la confección de los padrones, estos arbitrariamente comenzaron a utilizar el padrón del servicio militar obligatorio como padrón electoral.

En respuesta a ese despropósito, el Diputado Nacional de la UCR Rogelio Araya presentó el primer proyecto formal de incluir a las mujeres en el padrón electoral, sin embargo, al igual que los proyectos de los socialistas Mario Bravo y Alfredo Palacios, fueron cajoneados sin siquiera ser tratados en el recinto. La década infame sepultó las esperanzas de las mujeres argentinas hasta la irrupción de Eva Perón en la escena política nacional. Cuando Juan Domingo Perón gana las elecciones en 1946, en el discurso de asunción se pronuncia a favor del voto femenino, sin embargo el impulso más importante se lo da Eva Duarte 3 días después cuando en un encendido discurso asume el compromiso de dar a las mujeres el derecho al voto. Finalmente el 9 de Septiembre de 1947 se promulga la ley Nº 13010 que daba a las mujeres los mismos derechos a votar y a ser elegidas para cargos públicos. Pese a ser una lucha que encabezaron durante décadas, sorprendió que para las elecciones de 1951 ni la UCR ni el Partido Demócrata nacional presentaron mujeres en sus listas.