«Las trece rosas».

0
4

El 5 de Agosto de 1939, en el cementerio de la Almudena de Madrid el régimen franquista ejecutaba a 63 personas entre las que se encontraban 13 jóvenes mujeres recordadas como «Las trece rosas». Poco después de finalizada la Guerra Civil Española cuando las tropas franquistas toman Madrid las organizaciones de izquierda se quedaron sin líderes, generalmente en el exilio, por lo que sus cuadros más jóvenes debieron reorganizarse.

Las Juventudes Socialistas Unificadas lo intentaron de la mano de José Pena Brea, entre sus nuevos miembros, más que políticas y activistas, había jóvenes trabajadoras, generalmente costureras y cocineras. Roberto Conesa, un joven policía infiltrado logró la detención de Pena Brea de solo 21 años, a fuerza de torturas entregó nombres y registros de afiliación. Miles de jóvenes fueron detenidos y alojados en abarrotados penales, las mujeres fueron conducidas a la cárcel de mujeres de Ventas que diseñada para albergar a 450 reclusos poseía mas de 4 mil.

Con este golpe a las organizaciones juveniles se creyó aplastado el germen de la resistencia a Franco, sin embargo el 27 de julio el comandante Isaac Gabaldón, su hija de 18 años y su chofer fueron asesinados en un atentado. La reacción del gobierno fue la de dar un castigo ejemplificador, para ser juzgados junto con los 3 perpetradores se les sumaron 54 personas detenidas con anterioridad al atentado. A estas 54 se las acusó de «organizarse para cometer atentados en contra del orden público», el modo de seleccionarlas fue tan fortuito como estremecedor.

A los directores del penal de mujeres les llegó una orden de elegir a 15 de las reclusas, casualmente en el escritorio había un ramo de rosas que una madre había llevado para agradecer la liberación de su hija, el director dijo que había llegado el momento de ponerles nombre a las rosas. Una a una fueron elegidas, una por resistirse en el interrogatorio, otra por no dejarse manosear, otra por ser la mas bella y así una a una y al azar fueron seleccionadas 14 que se sumaron a los 43 hombres juzgados.

Salvo una mujer, el resto de los 56 acusados fueron condenados a muerte en un juicio sumarísimo ordenándose su fusilamiento a la brevedad, así fue que las 13 mujeres condenadas, la mayoría de ellas menores de edad, fueron llevadas a un paredón del cementerio de la Almudena de Madrid donde fueron fusiladas. El caso se hizo mundialmente conocido cuando la hija de Marie Curie organizó marchas para esclarecer el hecho, pero el estallido de la segunda guerra mundial dejó la justicia en segundo plano.

La historia de Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente se hizo conocida gracias a la literatura, el teatro y el cine que hicieron visible su historia, la historia de las «Trece Rosas», símbolo de la resistencia contra la dictadura franquista.