La Unión Europea anunció un plan de recuperación de 750.000 millones de euros.

0
2

El acuerdo contempla la creación de un fondo de recuperación financiado con deuda común de 750.000 millones de euros, de los cuales 390.000 millones se desembolsarán en subsidios y 360.000 millones en préstamos.

Tras cuatro días de duras negociaciones, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) sellaron un acuerdo este martes para poner en marcha un multimillonario plan de recuperación económica para hacer frente a las consecuencias económicas derivadas de la pandemia de coronavirus.

«Acuerdo», anunció en Twitter el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a las 5:31 horas (pasada la medianoche hora de Argentina) del martes, al término de una cumbre que comenzó el viernes pasado por la mañana.

El acuerdo contempla la creación de un fondo de recuperación financiado con deuda común de 750.000 millones de euros, de los cuales 390.000 millones se desembolsarán en subsidios y 360.000 millones en préstamos con el fin de ayudar a los países más afectados.

La estrategia para salir de la recesión se apoyará asimismo en un presupuesto para el período 2021-2027 de 1.074 millones de euros.

«¡Día histórico para Europa!», celebró en Twitter el presidente francés, Emmanuel Macron.

El acuerdo refuerza además el control sobre la concesión de ayudas directas, un reclama de Holanda, que planteaba que los países pudiesen vetar los planes de reformas e inversiones de sus socios, mientras que la Comisión Europea planteaba que se pronunciasen solo a nivel técnico.

El punto de acuerdo fue que los países remitan sus planes a la Comisión, y estos tendrán que ser aprobados también por una mayoría cualificada de los Veintisiete.

Después, a la hora de autorizar el desembolso de cada tramo de ayuda, si un país o varios tienen dudas, podrán elevar la cuestión a una cumbre de líderes, con lo que el pago se paralizará hasta que lo hayan abordado, informó la agencia de noticias EFE.

Por otro lado, aumentan los descuentos que tienen los países «frugales» en su contribución al presupuesto por aportar más de lo que reciben, mientras que Alemania simplemente lo mantiene (en 3.671 millones de euros anuales).

Además, se introduce por primera vez la condicionalidad ligada al Estado de Derecho, de la que recelaban Hungría y Polonia, así como la meta de que el 30% del gasto del presupuesto y el fondo de recuperación apoye objetivos climáticos.