La oportunidad de crecimiento del turismo interno pese a la adversidad

0
2

El ingreso al Parque Nacional Impenetrable. Foto: Argentina.gob.ar.

Con la aplicación de la fase 2 del plan de desescalada que impulsa el gobierno chaqueño desde el 8 de agosto, se habilitó la apertura de establecimientos de turismo rural y actividades de turismo en general. Para acceder a estos servicios hay que sacar turno para los días martes, jueves, fines de semana y feriados. Asimismo, las agencias de turismo para venta y reservas están autorizados a abrir de 8 a 20.

Según información oficial, también se permiten actividades turísticas en grupos limitados conforme a la cantidad de asientos o butacas en los medios de transporte a utilizar, con sistema de turnos, de 12 a 18. Sin embargo, no está permitido el uso de folletería, ni intercambio o uso compartido de elementos durante la actividad. Todo esto al menos hasta el 21 de agosto, día en que el gobierno de la provincia informará si se avanza a fase 3, si se mantiene en 2, o si se retrocede a fase 1.

Cabe aclarar que si bien el gobierno de la provincia habilita estas actividades, son los municipios los que disponen si aceptan o no a ciudadanos que no residen en esas localidades. Es por esto que, por ejemplo, quien desee ir al Parque Nacional Chaco, deberá antes prever si está permitido el ingreso a Capitán Solari.

Asimismo, en Chaco conviven realidades distintas dependiendo el límite donde uno se ubique. A la ciudad de Corrientes no se puede ingresar de forma libre, así como a otras provincias argentinas, donde los habitantes chaqueños no pueden ir a hacer turismo como el año pasado. Desde marzo, las fronteras están cerradas y no hay vuelos comerciales que permitan a los provincianos desplazarse hasta Buenos Aires o hacia algún destino internacional. Internamente, en las distintas localidades del interior del Chaco, existen administraciones comunales que ejercen restricciones con respecto al ingreso y egreso de personas a la ciudad.

Con todo este contexto, ¿qué le queda al turismo chaqueño para potenciarse ante tantos obstáculos?

Para Ariel Ybarra, presidente del Instituto de Turismo provincial, “el impacto de la pandemia y de la crisis económica que involucra por igual a todo el mundo, el turismo es quizás una de las actividades más golpeadas, por las características propias del sector”.

La pandemia impide desarrollar el turismo en la mayor parte de sus facetas, “atenta contra el espíritu mismo de la actividad, que tiene que ver con los viajes, el traslado de personas, las relaciones humanas, con salir de los lugares habituales en donde uno desempeña sus actividades, y transportarse para vivir nuevas experiencias”, repasó Ybarra en diálogo con la Agencia FOCO.

“Tenemos fronteras cerradas, nacionales, límites provinciales, y restricciones internas dentro de las provincias de la Argentina vinculadas a la circulación interprovincial y a definiciones que tomaron administraciones municipales, como medidas de prevención para evitar el ingreso de personas no residentes. Ese combo de restricciones pone un freno de mano a la actividad turística”, reconoce el funcionario.

Sin embargo, como se mencionó más arriba, se flexibiliza el campo con el avance de las fases de la desescalada. “La vuelta a la actividad será progresiva -advierte Ybarra- y responsable. Primero tendremos cierta flexibilidad para que la comunidad local pueda disfrutar atractivos y servicios de prestadores turísticos, pero propios de la localidad donde residen. No hablamos de turismo en esta instancia sino de alternativas recreativas de la comunidad local”.

De esta manera, se apunta a que habilitados los traslados para viajar dentro de la provincia, esto se convierta en una oportunidad “de redescubrir nuestro Chaco para reencontrarnos con su cultura, con su naturaleza, con su gastronomía, con el universo en Campo del Cielo, con las aguas termales en Sáenz Peña, con nuestros ríos”.

“Es redescubrir la provincia que tenemos y que en muchos casos no terminamos de conocer. Creemos que es una oportunidad para poder recorrer el Chaco y para poder fortalecer el espíritu anfitrión. ‘No se quiere lo que no se conoce’ es una frase trillada pero la idea es fundamental para pensar una provincia donde el desarrollo turístico sea una actividad central de la economía provincial”, rescata Ybarra.

En tiempos de pandemia

Ariel Ybarra, presidente del Instituto de Turismo del Chaco. Foto: Twitter.

Sin embargo, la COVID-19 no se irá pronto ni del país del mundo. Es por eso que el turismo interno en la provincia en tiempos de pandemia será distinto al que se acostumbraba, ya que los protocolos sanitarios serán intervendrán en toda la cadena de valor e involucra tanto a públicos como privados.

“Pensar esas actividades implica respetar los protocolos y ejercer la responsabilidad individual y colectiva. Así desarrollaremos las actividades con empatía, y desarrollaremos la confianza no sólo en los turistas sino también en los trabajadores del sector y en la comunidad local”, apuntó Ybarra.

Los paisajes naturales junto con el mestizaje cultural que ofrece el Chaco son dignos de ser recorridos y una asignatura pendiente por la mayoría de sus habitantes. “Ya no se invita sólo a turistas sino a la comunidad local, ya que el turismo desarrollado de forma sostenible mejora la calidad de vida de las personas y las comunidades”, agrega el funcionario.

El espíritu anfitrión en Chaco está lejos de ser el ideal con las adversidades actuales, pero con un sector privado consolidado y maduro, que hace un esfuerzo para sobrellevar la emergencia, “desde el gobierno provincial seguimos trabajando para complementar medidas nacionales con otras de carácter provincial y poder sostener la oferta que entendemos es fundamental para pensar en el desarrollo turístico de la provincia”.

En Resistencia: “La oportunidad para capacitarse y enfocarse”

El Parque 2 de Febrero aún conserva su atractivo natural. Foto: Flickr.

Con más de 600 esculturas emplazadas en la vía pública, la ciudad de Resistencia fue denominada en innumerables oportunidades como un museo a cielo abierto, y fue declarada “Ciudad de las Esculturas” por el Congreso de la Nación en 2006.

Siguiendo el hilo de lo comentado, la capital chaqueña no escapa a la mencionada realidad de la actividad turística.

Aldo Santalucía se desempeña de forma privada al frente de un hotel céntrico y en la función pública como subsecretario de Turismo de la Municipalidad de Resistencia. El funcionario coincide en que las restricciones interjurisdiccionales abre la oportunidad de potenciar con mayor fuerza la oferta local: “Que el resistenciano aprenda a amar el lugar donde vive. Nuestra ciudad cuenta con atractivos turísticos y espacios para disfrutar de riqueza cultural, histórica y natural”, dijo a la Agencia FOCO.

Así, apunta a que el sector turístico público y privado aproveche el tiempo disponible para “capacitarse y enfocarse en nuevas maneras de potenciar a Resistencia como un destino turístico”.

Aldo Santalucía, subsecretario de Turismo de la Municipalidad de Resistencia.

Entre los puntos a visitar, donde convergen cultura y naturaleza, se encuentran la laguna Argüello, la laguna Francia, el Parque Intercultural 2 de Febrero, y el Parque de la Democracia, “que son lugares para que la comunidad pueda disfrutar y distenderse”.

Con la hotelería en crisis por el cierre de fronteras y restricciones interprovinciales, se puede remarcar el papel de los espacios gastronómicos. Cabe recordar que con la fase 2 ya se pueden sacar turnos para acercarse a los distintos bares y restaurantes de la ciudad.

Los establecimientos y prestadores turísticos de la ciudad además brindan información sobre paseos en granjas educativas, campos de caballos y establecimientos de turismo rural.

“Es la oportunidad para posicionar y potenciar a los prestadores turísticos de la ciudad para en un futuro comercializar (hacia afuera) productos de calidad. Además, es una oportunidad para que los propios resistencianos se vuelvan promotores y embajadores de nuestra ciudad como un destino turístico”, sentenció Santalucía.

 

Los empresarios: “Buscamos herramientas que activen el consumo”

Verónica Mazzaroli, empresaria y titular de la asociación que nuclea bares y restaurantes en Chaco. Foto: Ciudad TV.

Por su parte, Verónica Mazzaroli, titular de Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines del Chaco, apuntó en diálogo con la Agencia FOCO que uno de los mayores desafíos del empresariado gastronómico en tiempos de pandemia es buscar herramientas que permitan activar el consumo local.

Mazzaroli, quien además dirige un restaurante en Resistencia, sostiene que “con la nueva normalidad vamos a tener más turismo interno, habrá más visitas en destinos como las aguas termales de Presidencia Roque Sáenz Peña, el Campo del Cielo en Gancedo, y el Parque Nacional del Impenetrable”.

Una de las herramientas que logró el sector gastronómico fue la promoción “Jueves con Tuya” del Nuevo Banco del Chaco, que ofrece 30% de bonificación a los clientes los días jueves de agosto y septiembre, y en hasta tres cuotas sin interés.

“Hace más de 140 días veníamos trabajando con delivery y take away, algunos trabajaron con envíos gratis, otros con promociones 2×1. Ahora con la fase 2 hay bares y restaurantes que pudieron abrir pero otros no, ya que sólo se permite a quienes tengan lugar al aire libre. Y puede no resultar rentable pagar personal como mozos y lavacopas sólo por poner dos mesas”, ejemplifica Mazzaroli.

Hay más de 100 locales gastronómicos de distinta índole en Resistencia, y al respecto, la empresaria aguarda con expectativa una nueva fase que “permita el ingreso de más personas dentro de los locales de comida, siempre cumpliendo con los respectivos protocolos”.

Las restricciones que la pandemia provocó no eximen al Estado y los empresarios de su responsabilidad de adaptación. Lo cierto es que la comunidad que no tiene posibilidades de trasladarse a otros lugares buscará en el terreno local los lugares para distenderse, y con ello la posibilidad de hacer crecer la actividad en Resistencia y en la provincia.

Comentários no Facebook