La Justicia ratificó que Lázaro Báez debe pagar la fianza de $386 millones para salir de la cárcel

0
8

El Tribunal Oral Federal 4 ratificó hoy que Lázaro Báez deberá pagar una fianza de más de $386 millones para salir de la cárcel. De esta manera, no hizo lugar al pedido de arresto domiciliario. Con esta decisión, que llega apenas 24 horas después de un fallo de la Cámara de Casación que redujo el monto de la fianza, el empresario podría continuar detenido hasta el final del juicio por la “ruta del dinero K”.
“Estar a lo dispuesto por este Tribunal el 4 del corriente mes y año con relación al pedido de arresto domiciliario en el marco del legajo no 3017/2013/TO4/3″, dice la resolución a la que tuvo acceso Infobae. Además, el tribunal fijó el monto de la caución en $ 386.578.500.
Para justificar el rechazo a la domiciliaria, el tribunal integrado en este caso por Néstor Costabel, Jorge Gorini y Daniel Obligado, rechazó el carácter vinculante del dictamen fiscal. “Si bien mediante la resolución 2/19 de la Comisión Bicameral de Monitoreo e Implementación del Código Procesal Penal Federal se implementaron una serie de artículos de dicho Código en esta jurisdicción, en lo que respecta al asunto, el art. 209 no se encuentra vigente, siendo éste el que prohíbe la aplicación de medidas de coerción sin pedido de algún acusador”, dice la resolución.
Originalmente, el Tribunal Oral Federal 4 le había fijado una fianza en $635 millones, pero el fiscal Abel Córdoba determinó que se tenía que tomar en cuenta la cotización oficial del dólar y no la del dólar “blue”. Finalmente, ayer la Cámara de Casación decidió reducirla a $386 millones y le ordenó al TOF 4 que se expida nuevamente sobre su libertad.
La cifra establecida, unos USD 5,5 millones, surgía de la diferencia entre los USD 10.400.000 que se habían depositado en una cuenta de Bahamas a nombre de Kinski SA y el dinero que la Justicia logró congelar, algo más de USD 4,5 millones.
El empresario podría terminar el juicio detenido porque sus abogados dijeron varias veces que no puede pagar una fianza, ni siquiera ofreciendo un seguro de caución.