“La década infame”.

0
27

El 6 de Septiembre de 1930 un el general José Félix Uriburu derrocaba al presidente constitucional Hipólito Yrigoyen consumando el primer golpe militar de la historia Argentina y dando inicio a la conocida como “La década infame”. Desde el origen mismo de la Unión Cívica Radical, sus miembros fueron activos partícipes de levantamientos cívicos que intentaban romper con las reglas impuestas por gobiernos elitistas y poco democráticos, ejemplos claros fueron la Revolución del parque en 1890 y la Revolución Radical de 1905.

En 1912 la sanción de la Ley Saenz Peña de sufragio Universal daba a los futuros gobiernos el marco de legitimidad que los Radicales pregonaban, cuando en 1916 finaliza el gobierno de Victorino De La Plaza se llevaron a cabo las primeras elecciones con el nuevo marco legal. En esas primeras elecciones libres resultó electo el radica Hipólito Yrigoyen, quien luego de la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear volvió a imponerse en las elecciones de 1928. Su segunda presidencia estaba jaqueada por la crisis mundial y por los terratenientes locales que veían a sus políticas de inclusión social como demagogia, la crisis económica no provocó la reacción de los sectores populares que lo siguieron apoyando sino de los caudillos federales que comenzaron a ganar poder y protagonismo.

La respuesta de Yrigoyen fue la intervención de la mayoría de las provincias, los 2/3 en manos de la oposición conservadora, esto fue un punto de inflexión en su presidencia. Yrigoyen, débil y enfermo, no quiso seguir el consejo de su ministro de Guerra general Luis Dellepiane, quien al tanto de reuniones conspirativas en la sede del diario Crítica y en la casa del propio General Uriburu, pregonaba por el uso de la fuerza para acabar con los insurrectos.

La liga patriótica, la prensa, la cúpula militar y la oligarquía conspiraron para derrocarlo, el vicepresidente Enrique Martínez, el ministro del Interior Elpidio González y el ministro de Relaciones Exteriores Horacio Oyhanarte, convencieron a Yrigoyen de desoír a Dellepiane y lo obligaron a renunciar el 3 de Septiembre. Sin laderos dispuestos a jugarse el pellejo por su presidencia, Yrigoyen fue derrocado por el General José Felix Uriburu el 6 de Septiembre de 1630, iniciando un período de persecuciones, depredación del estado, negociados, elecciones arregladas y deterioro de las condiciones de vida de millones de argentinos, se iniciaba, “La década infame”.