Jacques-Louis David.

0
6

El 30 de Agosto de 1748, en Paris, Francia, nacía un admirable pintor neoclásico, que plasmó como nadie a próceres y acontecimientos históricos de fines del siglo XVIII, ese día nacía Jacques-Louis David. Nacido en la prosperidad y la opulencia, su vida tomó un giro inesperado cuando su padre murió en un duelo, su madre lo dio a sus tíos, que le aseguraron de que recibiera una excelente educación en el Colegio de las Cuatro Naciones, pero Jacques tenía otros planes, ser artista.

Sus tíos accedieron y contra la voluntad de su madre lo enviaron al taller de François Boucher, máxima figura de la época, pero la resistencia al estilo Rococó reinante lo dejó bajo el tutelaje de su amigo Joseph-Marie Vien quien le enseñó las bases del estilo neoclásico, con esa preparación asistió a la Real Academia de Pintura y Escultura, situada en lo que hoy es el Louvre. En 1774 ganó una Beca para la estancia de cuatro años en la Academia Francesa en Roma, allí, Jacques llenó gran cantidad de cuadernos con numeroso material que utilizaría durante el resto de su vida, terminado el curso pintó su famoso “Juramento de los Horacios”.

En 1787 pinto “La muerte de Sócrates” de una perfección que lo hiso ser respetado por sus pares. Jacques, amigo de Robespierre, apoyó la revolución Francesa y participó activamente, cuando su amigo , el periodista Marat fue asesinado, pintó un desgarrador cuadro, “La muerte de Marat”, su obra mas conocida, Luego del asesinato de Robespierre, cayó preso. Napoleón a pedido de su esposa Josefina, indulto a Jacques y le encargó “La Coronación de Napoleón y Josefina”, también le pidió que retratara su glorioso cruce de Los Alpes, aunque Napoleón los cruzó en mula, Jacques lo pintó sobre un brioso caballo basándose en sus dibujos de roma.

Con la caída de Napoleón, fue exiliado en Bruselas, de esa época es “Marte desarmado por Venus y las Gracias”, como si supiera que sería la última desplego todo su talento y artilugios para crear una obra perfecta, con un colorido traslúcido y perlado, como una pintura sobre porcelana. El 29 de Diciembre de 1825 murió por complicaciones luego de ser arrollado por un carruaje al salir de un teatro, por haber apoyado la revolución no se permitió que su cuerpo fuera repatriado, aunque su familia logró llevar su corazón a Père Lachaise, Paris.