Investigación internacional reflotó sospechas sobre Iglesias evangélicas y el lavado de dinero: el antecedente en Chaco

0
41

En las últimas horas, trascendió en medios nacionales los resultados de la investigación transfronteriza “Paraísos de Dinero y fe”, liderada por el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) y Columbia Journalism Investigations (CJI), OCCRP y otros 9 medios de la región, entre los cuales participa Infobae por Argentina, encontró que varias congregaciones religiosas de la región se valen de la confianza de sus fieles y utilizan sus centros de culto para permitir, encubrir o, en algunos casos, incluso cometer delitos vinculados al lavado de dinero y la estafa.

Al respecto, Radio Nordeste 102.7 dialogó con Claudio Izaguirrepresidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, quien detalló que el sistema, «bastante sencillo», implica conservar el 10% de los donativos que recibe la iglesia, mientras que el porcentaje restante se devuelve.

Izaguirre recordó en este sentido los graves conflictos de la iglesia Pare de Sufrir en Brasil, donde los directivos fueron detenidos por el lavado de activos. Además, en Chaco, tuvo lugar el polémico caso de María Alejandra López Madrid, lugarteniente y presunta amante del «Chapo» Guzmán -uno de los delincuentes más buscados del momento-, que había abierto la iglesia Nuevo Milenio para el lavado de activos con una causa de narcotráfico detrás. «Esta mujer ofrecía a las iglesias del Chaco esta metodología. Como fue rechazada, abrió su propia iglesia evangélica», señaló.

En Argentina, a diferencia de en otros países del mundo, existe un déficit de control en las iglesias que da lugar a la actividad delictiva. «Se permite la donación anónima, por lo que los activos pueden ser lavados a partir de la donación a esta iglesia», explicó Izaguirre, aunque resaltó que «la mayoría de las iglesias evangélicas rechazan esta bestialidad y muchas veces los narcotraficantes están obligados a crear sus propias iglesias donde ponen un pastor al frente y a partir de ahí hacen su negocio».

Por otra parte, hay miles de fieles que son víctimas del lavado de activos en estas iglesias. Si bien en general «el fiel no participa en estas cuestiones ni las puede ver«, Izaguirre sostuvo que sí se evidencia «el enorme crecimiento de su iglesia y de algún directivo con un vehículo último modelo, que sale diciendo: ‘Gracias a Dios que puedo tener esta reliquia para atender a la gente'».

«Cuando hablamos de donativo anónimo, tenemos lavado de activos casi seguro«, subrayó Izaguirre, mencionando delitos como narcotráfico contrabando detrás del dinero.

En tanto, en los últimos años han surgido figuras políticas que se rodean del culto evangélico, por lo que Izaguirre considera «a la iglesia evangélica como un espacio posible para la entronación de una autoridad política«. «Se ve mucho y con claridad«, resaltó, y comentó que la UIF (Unidad de Información Financiera), dedicada al control de lavado de activos, «no la hemos visto hacer nada en este sentido».

Explicó en la misma línea, en diálogo con Radio Nordeste 102.7, que el Poder Judicial puede accionar en solo si hay información del sistema bancario. «Allí la UIF tiene una gran responsabilidad en la falta de control de los donativos que llegan mágicamente a algunas iglesias y terminan acaparando el dinero de la sangre y la vida de cientos de miles de adictos en el país», subrayó.

Finalmente, en las últimas décadas se ha evidenciado un crecimiento en el número de iglesias evangélicas en Argentina. Al respecto, Izaguirre comentó que «ha habido un enorme poderío de estas iglesias que llegan a comprar canales de televisión y predios en Capital Federal, que son realmente multimillonarias«. «No hay una explicación real de desde dónde vienen esos dineros«, aseguró.