«Guerra impuesta del Golfo Pérsico»

0
9

El 20 de Agosto de 1988, luego de casi 8 años de un absurdo y sangriento conflicto terminaba la llamada «Guerra impuesta del Golfo Pérsico» que enfrentó a Irán e Irak. Debido a diferendos limítrofes, en 1971 Irán e Irak habían roro relaciones diplomáticas, pero el abierto apoyo económico y militar de los EEUU al reinado del Sha Mohammad Reza Pahlevi hicieron que el presidente iraquí Ahmed Hasan al-Bakr se moviera con cautela.

En 1979 se producen 2 hechos que cambiarían la historia, Saddam Hussein es electo presidente de Irak y triunfa la revolución islámica iraní que consagró como nuevo líder al Ayatolá Ruhollah Jomeini. A fines de 1979 recrudece el conflicto, Jomeini empieza a relacionarse con los líderes islamistas Chiíes que habitaban en territorio de Hussein, esto hizo que por primera vez, Irak veía amenazado su estado baazista laico. Durante 1979 se consumó en Irán la expropiación de empresas de capitales estadounidenses y en Noviembre se produce la Toma de su embajada en Teherán, esto decidió a Jimmy Carter a intervenir.

EEUU desvió toda su ayuda militar a Irak, estrechó sus lazos con Hussein y comenzó a entrenar a sus cuerpos de Elite, Saddam estaba convencido que Irán estaba debilitado militarmente y vio la oportunidad de recuperar los territorios de Shatt al-Arab y Juzestán. El 22 de Septiembre de 1980 casi 200 mil soldados Iraquíes invaden Irán, por la fuerza de 2.200 tanques y 450 aviones a Saddam le resultó muy fácil recuperar los territorios pretendidos. Los EEUU apoyaban la invasión pero no enviaban el moderno armamento solicitado por Hussein, esto frenó el avance iraquí dando tiempo a Jomeini para reorganizar sus ejércitos, su fuerte arenga nacionalista religiosa logró convocar a mas de 100 mil soldados retirados y mas de 200 mil milicianos civiles que en solo 2 años recuperaron los territorios usurpados.

A partir de 1982 el conflicto se pareció mucho a la Primera Guerra Mundial, con armamentos obsoletos, redes de alambres de púas, tácticas de infantería antiguas, trincheras, nidos de ametralladoras, rifles con bayonetas, morteros y el uso de armas químicas como el gas mostaza. Esto produjo las mismas devastadoras consecuencias, 1 millón de muertos, 2 millones de heridos, la mayoría de ellos, lisiados de por vida y más de 4 millones de desplazados. Sin avances ni retrocesos durante años, el 20 de Agosto de 1988 se puso fin a un absurdo conflicto que diezmó las economías de ambos países y no arrojó ningún ganador, ambos perdieron.