«Guarida del lobo».

0
10

El 20 de Julio de 1944, en la llamada «Guarida del lobo», el Coronel Claus von Stauffenberg hacía detonar una bomba con el objetivo de asesinar a Hitler y poner en marcha un golpe de estado que derrocara al régimen Nazi y pusiera fin a la segunda guerra mundial, ese día se ponía en marcha la «Operación Valquiria». Ya en 1938, previo al inicio de la Segunda Guerra Mundial, altos mandos militares alemanes se oponían al plan de Hitler de llevar al país a una guerra expansionista.

El Coronel Ludwig Beck, opositor al régimen Nazi debió sepultar sus planes debido al éxito de las avanzadas alemanas en todos los frentes y las crecientes sospechas de las SS sobre sus intenciones. El curso de la guerra en el frente oriental precipitó los hechos y el plan fue sumando adeptos. El General Henning von Tresckow se unió a Beck y comenzaron a reclutar participantes desde su base en el edificio Bendlerblock, sede del comando de las fuerzas armadas. Para su plan utilizarían un mecanismo ya vigente de respuesta ante un golpe de estado, insurrección o muerte de Hitler, que constaba de la toma del poder militar por los ejércitos de reserva a cargo del general Friedrich Fromm.

El joven Coronel Claus von Stauffenberg se ofreció como el ejecutante del asesinato de Hitler, el desembarco de los aliados en Normandía aceleró los planes. Para el éxito de la operación se debía confirmar la muerte del Führer, y en menos de 24 los implicados tomarían sin resistencia los puestos claves de las fuerzas armadas alemanas. La mañana del 20 de Julio de 1944, en la reunión de rutina de los altos mandos militares llevada a cabo en la «Guarida del lobo», Claus von Stauffenberg colocó un maletín repleto de explosivos bajo la mesa de reuniones, alegó estar esperando una llamada y salió del recinto.

Un oficial tropezó con el maletín y preguntó de quién era, como nadie lo reclamó lo movió a un costado del pesado pedestal de la mesa, esto fue crucial para el fracaso del plan. Con Claus alejándose del bunker, la bomba explotó matando a varios asistentes, pero no a Hitler. Claus creyó que el Führer no podía sobrevivir a la explosión y viajó a Berlín para poner en marcha la operación Valquiria.

Pese a no tener aún la confirmación la mayoría de los participantes se comenzaron a movilizar, pero el principal eslabón, Friedrich Fromm, recibe un llamado desde el bunker confirmando que Hitler seguía vivo y decidió no movilizar a las reservas, esto condenó el plan al fracaso. Los que habían iniciado las operaciones quedaron expuestos y fueron detenidos por oficiales de las SS, Claus von Stauffenberg y otros 5 participantes fueron ejecutados de inmediato, el resto de los 12 participantes fueron perseguidos, la mayoría se suicidó antes de ser capturado, Fromm, pese a querer ocultar sus intenciones de participar fue el último en ser ejecutado en Marzo de 1945. Si la operación hubiera tenído éxito se hubieran salvado mas de 10 millones de vidas, las ocurridas entre ese 20 de Julio y el final formal de la Segunda Guerra Mundial.