«Gran apagón de New York».

0
12

El 13 de Julio de 1977, un simple rayo puso al descubierto décadas de desinversión de las compañías eléctricas en los EEUU desencadenando una ola de violencia que sobrepasó las previsiones de las agencias de seguridad y puso en evidencia el descontento social, ese día se producía el «Gran apagón de New York». Si bien la distribución eléctrica en los EEUU esta desregulada, grandes y pequeñas empresas están obligadas a mantener sus redes interconectadas para complementarse en caso de emergencias, sistema que se creía infalible. A las 8:37 PM del 13 de Julio de 1977 un rayo dejó fuera de operaciones la Planta nuclear de Indian Point y la estación transformadora de Buchanan.

De inmediato las interconexiones de la empresa Consolidated Edison Inc. compensaron la falla mientras se intentaba reiniciar el servicio de Buchanan. A las 9:14, el reinicio remoto falló y las líneas de apoyo comenzaron a sobrecalentarse, subestimando el problema solicitaron a los administradores de los generadores de la ciudad que los pusieran en funcionamiento, pero el proceso llevaría un tiempo que «Cons Ed» no tenía. Solo 5 minutos después intentaron una reducción del 5% del voltaje pero ya era tarde, las líneas de Leeds, Long Island y Nueva Jersey se sobre calentaron mas allá de lo recomendable y debían ser interrumpidas de inmediato.

En un último y desesperado intento se contactaron con la empresa «Long Island Lighting Company» para que les abrieran la interconexión mientras intentaban reiniciar Buchanan, el origen del problema. A las 9:22 ambas empresas quedaron conectadas y el problema comenzaba a solucionarse, pero «Cons Ed» ocultó a «LILC» la dimensión de la falla, por lo que todos sus cables submarinos comenzaron a recalentarse. A las 9:24 «LILC» avisa a «Cons Ed» que no podría sostener la interconexión y comenzó a cerrar manualmente los enlaces, esto provocó que a las 9:27 colapsara el generador urbano de gas Oil «Ravenswood 3» desencadenando una serie de fallas catastróficas en casi todas las subestaciones cuyas líneas terminaban en la isla de Manhattan, finalmente a las 9:37 todo el sistema de «Consolidated Edison Inc.» colapsó y 10 millones de personas del área de New York quedaron a oscuras.

Recordando el gran apagón de 1965 que solo había dejado la anécdota del aumento exponencial de nacimientos 9 meses después, el presidente Jimmy Carter y el alcalde de la ciudad Abraham Beame subestimaron la importancia y las consecuencias del suceso. Los aeropuertos de La Guardia y J.F.Kennedy dejaron de operar, se interrumpió el servicio de todas las líneas de subterráneos y trenes elevados, por la falta de ventilación también se cerraron todos los túneles vehiculares que comunican la isla de Manhattan con New Jersey y Brooklyn.

Miles de personas quedaron atrapadas en edificios y el subterráneo, esperando que el problema se solucione o alguien los fuera a rescatar, nada de eso pasó. Cada intento de «Cons Ed» por reiniciar el sistema fallaba, por ello se tuvieron que concentrar. no en la red, sino en la generación, hasta que cada subestación no estuviera operable el servicio no podría ser restablecido. Conforme pasaban las horas se empezaron a producir actos de pillaje que derivaron en vandalismo y saqueos, en pocas horas se desataron 1000 focos de incendio y mas de 1500 tiendas fueron robadas, ni la policía, ni las primeras luces del día siguiente trajeron la solución. Cuando parecía que llegaría una nueva noche sin servicio, a las 22:30 del 13 de Julio, 25 horas después del colapso, la luz volvió a New York, cuando las autoridades le pidieron explicaciones a la «Consolidated Edison Inc.», estos no se extendieron en justificaciones técnicas, se limitaron a decir «Fue un acto de Dios».

Comentários no Facebook