«Frigorífico Lisandro de la Torre»

0
2

El 30 de septiembre de 1923, en Buenos Aires, debido al monopolio ejercido por los frigoríficos ingleses y estadounidenses, el presidente Marcelo Torcuato de Alvear decide crear el Frigorífico Nacional de la Capital Federal, que en años posteriores sería conocido como «Frigorífico Lisandro de la Torre». El mercado de la carne en Argentina estaba dominado históricamente por los ingleses, al aparecer la competencia estadounidense las luchas por las cuotas de carne de exportación desabastecían el mercado local haciendo subir los precios hasta tornarlos prohibitivos para los argentinos.

El presidente Marcelo Torcuato de Alvear presenta la idea de crear un frigorífico estatal que garantice una buena rentabilidad a los productores, el correcto abastecimiento de Buenos Aires y un precio accesible a los consumidores, ante el apoyo de sus asesores, el 30 de septiembre de 1923 se crea el «Frigorífico Nacional de la Capital Federal y el Depósito de Distribuidores de Carne». Pocos meses después el Consejo Deliberante ordenó ceder al Gobierno Nacional los terrenos comprendidos entre avenida Campana, Coronel Cárdenas, Merlo y Tellier. En 1930 inició sus operaciones, al proyecto original se le había sumado la construcción de un matadero lindante, el éxito del proyecto hizo que los productores prefirieran comercializar su ganado allí y obtener menos ganancia pero de cobro rápido, esto hizo que las cuotas de exportación a Inglaterra mermaran.

La respuesta fue una fuerte presión hacia el ahora gobierno de Agustín Pedro Justo quién cedió y accedió a que su vicepresidente Julio Argentino Roca firmara el bochornoso pacto «Roca-Runciman» que ponía de rodillas a los productores nacionales y desabastecía al mercado local. Este pacto fue denunciado por el senador Lisandro de la Torre, que en una interpelación a los ministros de Agricultura, Luis Duhau, y de Hacienda, Federico Pinedo, sufrió un intento de homicidio que terminó con la muerte del senador Enzo Bordabehere, quién se interpuso entre el agresor y de la Torre. En 1950, el presidente Juan Domingo Perón lo pone bajo la órbita del entonces Ministerio de Hacienda, época en se llegó a su mayor productividad, aunque luego del golpe militar de 1955 pasó nuevamente a la órbita de la Municipalidad de Buenos Aires separándolo de las necesidades de los productores.

En 1957, como homenaje a su conducta el intendente Bergalli dictó el Decreto N° 9612, que lo rebautizaba como «Frigorífico Lisandro de la Torre». Lo que ni se atrevió a hacer una dictadura, lo hizo un gobierno democrático, en 1959, el presidente Arturo Frondizi, cediendo a los intereses de las corporaciones exportadoras decide su privatización, la consecuencia inmediata fue una huelga y la toma de las instalaciones por parte de sus 9 mil trabajadores. La respuesta del gobierno fue una represión con efectivos de Gendarmería y el Ejército, incluso con el uso de tanques, controlada la toma, se produjo lo que los trabajadores temían, 5 mil despidos y la cesión a la «CAP» (Corporación Argentina de Productores). En 1973, con el regreso de Perón al poder impulsó una investigación para determinar las responsabilidades de su vaciamiento y virtual quiebra, el golpe militar de 1976 frenó toda diligencia judicial, dispuso el despido del resto de los trabajadores, su cierre definitivo y la demolición de sus instalaciones, hecho que se consumó en 1979.