Francisco Beiró.

0
6

El 22 de Julio de 1928, cuando se disponía a asumir la vicepresidencia de la nación, con solo 51 años de edad moría un político ejemplar y honesto, ese día se apagaba prematuramente la vida de Francisco Beiró. Nació el 19 de Septiembre de 1876 en Rosario del Tala, provincia de Entre Ríos cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio del Uruguay de Concepción del Uruguay para luego trasladarse a Buenos Aires a estudiar abogacía en la UBA. En 1901 se doctoró en Derecho, instalado en el barrio de Villa Devoto, comenzó a interesarse en la política como herramienta de cambio.

Participó en la creación del Club Estudiantes de Buenos Aires que en esa época se llamaba Sportivo Devoto, hombre sencillo pero emprendedor, fue ascendiendo en el escalafón de cargos públicos a base de eficiencia y honestidad. Fue Comisionado Municipal y Presidente de la Comisión Municipal de Vecinos, ya dentro del espacio del partido Radical fue Intendente Interino de la Capital y Diputado Nacional en el período 1918 a 1922. Durante la primera presidencia de Hipólito Irigoyen fue designado Ministro del Interior, su idoneidad y desempeño lo llevaron a ser elegido para acompañar a Hipólito Irigoyen en la formula presidencial para las elecciones de 1928.

Impulsor del uso de las boinas blancas, Beiró fue el cimiento del éxito abrumador en las elecciones que llevaron a la fórmula “ Irigoyen-Beiró” a la presidencia de la nación duplicando los votos de sus competidores “Melo-Gallo”. Antes de asumir, Beiró enfermó, Irigoyen se alejó de sus actividades políticas para acompañar a su amigo y compañero de fórmula, sin embargo Beiró falleció el 22 de Julio de 1928 sin poder asumir el cargo para el que fue electo. En su testamento solo figuraba la casa de José Luís Cantilo esquina Marcos Paz en Villa Devoto, la misma que poseía cuando comenzó a ejercer cargos públicos.