Francesco Borromini.

0
4

El 3 de Agosto de 1667, en Roma, fallecía el arquitecto Suizo-Italiano que mejor representó el Barroco, ese día se apagaba la vida de Francesco Borromini. Nació el 25 de Septiembre de 1599 en Bissone, Suiza, con el nombre de Francesco Castelli y desde muy temprana edad ayudaba a su padre Doménico en la cantera familiar.

Para perfeccionarse en el diseño y familiarizarse con los materiales se enroló con un grupo de trabajadores para la construcción del Dommo de la Catedral de Milán. Con 20 años se traslada a Roma y se cambia el nombre a Borromini, su tío Carlo Maderno lo incorpora a su grupo de trabajo en la Basílica de San Pedro. En 1629 muere Maderno y Francesco queda a cargo de la empresa trabajando directamente a las órdenes de Gian Lorenzo Bernini, siendo su primer encargo la refacción de la fachada del Palazzo Barberini.

En 1634 encara su obra mas valorada, la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane, un canto al barroco, con muros en ondas entrantes y salientes como si no se tratara de piedras sino de materiales flexibles. A esta le siguieron Santa Inés en Agonía, Sant’ Ivo alla Sapienza y el Oratorio de San Felipe Neri. En la modificación del Palacio Spada realiza otra de sus obras maestras, un pasillo en falsa perspectiva llamado Trampantojo, que engaña a la vista haciéndolo parecer mas largo y agrandando artificialmente la estatua al final del mismo.

En 1644 el nuevo Papa «Inocencio X» desplazó a Bernini y puso a cargo de las obras vaticanas a Francesco, pero la muerte de este once años después y la asunción de «Alejandro VII» volvió a modificar las preferencias y Bernini recuperó su puesto. Poco interesado en las riquezas materiales, vivió de manera austera, llegó a renunciar a toda remuneración en pos de la libertad creativa, en su mejor momento profesional hizo votos de pobreza.

El 1 de Julio de 1667, se desecha su proyecto para la tumba de Alejandro VII en pos del de Bernini, Francesco sufre una profunda depresión, 20 días después se lo ve en público por última vez. El 30 de Julio quema todos sus bocetos y escritos y el 1 de Agosto redactó su testamento. Totalmente fuera de sí, la noche del 2 de Agosto apoyó la punta de su espada en su abdomen y se arrojó hacia adelante, murió al día siguiente, su cuerpo descansa bajo el altar de la iglesia San Juan de los Florentinos de Roma.

Comentários no Facebook