Fernando Romero: «No tengo rencor con nadie, fueron diferencias en criterios las que hicieron que dé un paso al costado».

0
1

La decisión de reincorporar al trabajo a los cuatro agentes que estuvieron detenidos por el procedimiento en la vivienda de una familia qom en Fontana, desató una pelea entre la cúpula policial y el Poder Ejecutivo que se negó a poner en funciones a estos policías.

Esta diferencia entre el Ejecutivo y la Institución ocasionó la renuncia de los tres comisarios que ocupaban los tres mayores cargos de la Policía del Chaco: Fernando Romero, quien se desempeñaba como Jefe de la institución; Ángel Alfonso Domínguez, ahora ex Subjefe; y Mariela Aguirre, ex Directora Ejecutiva del CEAC (Centro de Análisis Comando y Control).

Luego de intensas negociaciones, se llegó a un acuerdo y en las últimas horas de ayer martes, se conocía la noticia de que Ariel Acuña, que se desempeñaba como subsecretario de Investigación e Inteligencia Criminal y quién ya ocupó este cargo durante la gestión anterior del actual gobernador, Jorge Capitanich, asumirá como Jefe de la Policía, mientras que David Antonio Vega, ex Director de Zona de Villa Ángela, ocupará el cargo de Subjefe de la institución.

En este sentido, el equipo de Buen Día Nordeste, emitido por Radio Nordeste, dialogó con el ahora ex Jefe de la Policía del Chaco, Fernando Romero, quien en un principio deseó “el mayor de los éxitos en la gestión a las nuevas autoridades”.

En su última jornada al frente de la institución policial, el comisario agradeció “a todo el personal policial y la sociedad que me brindó su apoyo en este tiempo, también a los medios de comunicación que me permitieron expresarme y mostrar las actividades policiales”.

Asimismo, aseguró que “el balance que hago es positivo de este año y cuatro meses que me tocó conducir la Policía, tuvimos situaciones muy difíciles de afrontar, pero gracias a Dios en todo momento el profesionalismo de la institución lo solucionó, y no tengo más palabras que de agradecimiento a toda la sociedad chaqueña que me brindó un cariño inmenso”.

“El balance que hago es positivo de este año y cuatro meses que me tocó conducir la Policía»

Ante la consulta de si los sorprendió la aceptación de las renuncias por parte del Ejecutivo, señaló que “nosotros sabíamos que una vez que uno presenta su dimisión, esta tiene que ser aceptada, ya habíamos dado un paso al costado por la cuestión que es de público conocimiento, sabíamos que nos íbamos y estábamos conscientes de eso”.

Además, el comisario aseguró “no tengo rencor con nadie, no tengo más que palabras de agradecimientos para el gobernador y la ministra de Seguridad, con quien tengo una excelente relación, fueron cuestiones de diferencias en criterios las que hicieron que dé un paso al costado, pero nada más que un trámite netamente administrativo, nada tiene que ver con situaciones personales”.

En cuanto a la situación de los cuatro agentes que fueron apartados de sus cargos, Romero aseguró que los mismos “van a ser reintegrados al servicio, que era lo que se solicitaba, y gracias a Dios eso se solucionó”.

«A este reclamo que comenzó en el sector policial se sumó la sociedad, eso habla bien de la institución de la Policía del Chaco»

La gestión de Fernando Romero fue altamente apoyada, no solo por los agentes policiales, sino también por la sociedad chaqueña “este reclamo laboral trajo aparejada una situación inédita para nosotros, nunca la buscamos y a este reclamo que comenzó en el sector policial se sumó la sociedad, eso habla bien de la institución de la Policía del Chaco que, por sobre todas las cosas, tiene la aceptación de la ciudadanía y es el mayor premio que yo me llevo a mi casa”.

«Uno siempre tiene puesta la camiseta azul, lleva el uniforme en el alma»

En cuanto a la posibilidad de volver a prestar servicio, el comisario no dudó en contestar que sí, “uno siempre tiene puesta la camiseta azul, lleva el uniforme en el alma y estamos siempre al servicio de la comunidad, aun en situación de retiro, siempre estaré dando una mano desinteresada, no me interesa ocupar cargos”.

Luego de 30 años y cuatro meses de servicio, Fernando Romero señaló que “por ley tenemos normado que, al presentar la renuncia, el Jefe de la Policía automáticamente debe acogerse al beneficio del retiro obligatorio”.

 

Comentários no Facebook