Eslovenia se declara independiente del poder central de Yugoeslavia.

0
5

El 26 de Junio de 1991, Eslovenia se declara independiente del poder central de Yugoeslavia, quién al día siguiente, el 26, envía tropas federales para aplastar la rebelión dándose inició a la llamada «Guerra de los 10 Días». Desde la muerte del Mariscal Tito, verdadero líder aglutinante del nación, comenzaron tensiones entre Croatas, Serbios y Bosnios que se contagiaron al resto de las etnias y estados que componían la República Federativa Socialista de Yugoslavia. Las políticas ultra nacionalistas y centralistas del serbio Slobodan Milošević terminaron por decantar en intenciones secesionistas de Croacia y Eslovenia, en Diciembre de 1990, las autoridades eslovenas celebraron un referéndum en el que el 93.6% de la población se pronunció a favor de ser una República independiente.

Milošević estaba enfocado en el conflicto Croata ya que allí estaba radicada la fuerza industrial del país y su población era heterogénea como la Serbia, en cambio Eslovenia era étnicamente homogénea y mas fácil de enfrentar sin costo político en sus filas. Las autoridades eslovenas sabían que si anunciaban la puesta en marcha del plan secesionista, Belgrado intentaría controlarlo de antemano, por ello el 25 de Junio de 1991, lo hicieron de hecho sorprendiendo al gobierno central. Esta independencia dejaba a Yugoeslavia sin frontera con Italia y Austria, Milošević enfocado en el conflicto Croata, decidió solo movilizar un centenar de blindados y algunos comandos del «JNA» (Ejército Popular Yugoslavo) para recuperar el control del aeropuerto de Brnik y los puestos fronterizos.

El «TO» (Comando de defensa territorial esloveno) étnicamente homogéneo esloveno, se declaró fiel a las nuevas autoridades y se preparó para defender su territorio. Pese a algunas escaramuzas que dieron un triunfo parcial al JNA, las tropas eslovenas comprometidas con la causa recuperaron el control total de su territorio. Milošević decidió movilizar una fuerza mayor y envió helicópteros tácticos que al llegar a la frontera fueron derribados de inmediato, la población civil eslovena se comprometió con su decisión y se lanzó armada a las calles construyendo barricadas y sumándose a las ordenes del «TO».

Luego de 10 días de conflicto, tropas del «TO» tomaron los seis arsenales del «JNA» en su territorio y miles de militares eslovenos se sublevaron en todo el territorio y se sumaron a la causa, Milošević no estaba dispuesto a una guerra total contra Eslovenia que derivaría en miles de muertes civiles. El recrudecimiento del conflicto Croata hizo que se diera por perdido el caso esloveno y se entrara de lleno en el conflicto con el resto de las repúblicas Yugoeslavas, Milošević jamás recuperó el control del país, esto derivó en la Guerra de Yugoeslavia que desmembró al país en 8 nuevos estados, Eslovenia, Bosnia Herzegovina, Croacia, Montenegro, Macedonia, Serbia, Kosovo y Vojvodina.