Entre chicanas políticas, diputados autorizaron a Sáenz a tomar una nueva deuda

0
1

La discusión se anticipaba reñida. La presentación del proyecto sin ninguna explicación por parte de los responsables del Ministerio de Economía, no había caído bien en algunos bloques. Si bien el proyecto para que el gobierno contraiga una nueva deuda por mil quinientos millones de pesos recibió el voto mayoritario, desde las bancas opositoras exigieron poder controlar el uso de ese dinero.

De acuerdo a lo argumentado por el gobierno de Gustavo Sáenz, el préstamo de mil quinientos millones de pesos, servirá para “sostener el normal funcionamiento de las finanzas” provinciales.

Carlos Zapata fue uno de los legisladores que votó en contra y cuestionó la falta de un plan “para reactivar al sector productivo de la provincia”. “Nos están llevando a tomar más deuda, gastando la recaudación del futuro para afrontar un gasto que se podría haber controlado”, remarcó el representante de Ahora Patria.

Desde el oficialismo Socorro Villamayor, defendió la necesidad de darle esta herramienta al gobierno y cruzó a aquellos legisladores que cuestionaron la medida o la compararon con el Fondo de Reparación Histórica.

“Es un préstamo de mil quinientos millones de pesos y no dólares como se llamaban en el gobierno anterior”, manifestó la legisladora y remarcó que los dichos de algunos de sus pares fueron una “caradurez”.

En relación a la herencia que recibió el actual gobierno, Villamayor indicó que Salta tiene una deuda de 390 millones de dólares y agregó: “Estamos en una emergencia y necesitamos disminuir los efectos negativos de la pandemia. Necesitamos atenuar la caída de la recaudación. No nos queda otra, no hay plata”.

Ante los cuestionamientos por la falta de previsibilidad en el gasto de estos fondos, los legisladores consensuaron que el Ejecutivo deberá informar de manera bimestral el uso de este dinero que enviará el Fondo Fiduciario.

Comentários no Facebook