El sector ganadero en alerta: Se detectaron casos de «rabia paresiante» en Chaco

0
16

La noticia la confirmó el Senasa luego de realizar el análisis de laboratorio de los ejemplares. Ahora, el organismo dispuso la obligatoriedad de vacunar a la totalidad del ganado susceptible en un radio de 10 kilómetros alrededor del caso, donde hay alrededor de 9.800 bovinos, 1.400 porcinos, 1.400 ovinos, 1.700 caprinos y 2.800 equinos involucrados.

En los campos que se localicen a 10 kilómetros a la redonda quedará prohibida la faena y el consumo de animales hasta que se cumplan con los plazos de la vacunación y revacunación de todas las especies susceptibles, al tiempo que los movimientos a invernada podrán realizarse inmediatamente luego de la primera vacuna con previo aviso al destino, donde se completará el esquema de vacunación.

El SENASA detectó brotes de rabia paresiante en zona de Pirané ...

Luego de un operativo sanitario en Resistencia, en el que intervinieron la Dirección de Fauna y Áreas Naturales Protegidas del Chaco y la Policía de la provincia, el ejemplar murió. Un examen de laboratorio confirmó que tenía rabia, por lo que el Senasa solicitó al Centro Especializado en Zoonosis del Chaco la identificación de la variante antigénica que actuó en ese animal.

¿Qué es la rabia paresiante? 

El transmisor es un vampiro (Desmodus rotundus) que suele encontrarse en huecos de árboles, cuevas y canales de riego. Este realiza las mordeduras en lugares en que al animal le resulta difícil espantarlos, como detrás de las orejas, la base de la cola, la ubre y los pezones.

El contacto con animales rabiosos implica riesgo de contagio para el hombre durante la faena, al medicarlos por vía oral, o cuando se intenta la desobstrucción manual del esófago por suponer que la disfagia que se observa es consecuencia de una obstrucción alimentaria.

Todo lo que hay que saber sobre la rabia paresiante | Córdoba Times

¿Cuáles son los signos clínicos?

En las personas: debilidad, malestar general, fiebre, dolor de cabeza, agitación.

En los animales: excitación e inquietud, musculatura contraída, aumento de la salivación, pérdida de apetito, tendencia a aislarse.