El Presidente muy preocupado por los números en Resistencia, analiza «intervención sanitaria» en la Provincia.

0
17

Chaco está tercera a nivel país en cantidad de casos acumulados y ya sumó 60 muertos lo que determinó el confinamiento obligatorio hasta el 28 de junio en el Gran Resistencia. Pero además con el actual cuadro epidemiológico de alta circulación viral se analizan medidas aun más extremas.

Los últimos datos y las proyecciones que le llegaron al Presidente de la Nación sobre la situación local no son auspiciosos. Estos informes de su equipo del Ministerio de Salud y su Consejo de Expertos en Salud encendieron rápidamente la alarma y ya se trabaja para la implementación de nuevas medidas nacionales en suelo chaqueño.

En dicho sentido se habla de la posible conformación de un equipo especial de profesionales sanitarios, con epidemiólogos y representantes del gobierno nacional, que vendrían a instalarse a trabajar diariamente en el Gran Resistencia.

Durante la conferencia de ayer, Alberto Fernández en varios tramos de su discurso habló de la delicada situación que se vive en la capital chaqueña. Extraoficialmente trascendió que el Presidente está muy enojado por la situación que se vive en una de las provincias del norte argentino donde más vino en campaña presidencial y donde más recursos económicos se destinaron a través del pago del IFE.

Tanto es así que, encargo a su propio Jefe de Gabinete Santiago Cafiero que se ocupe especialmente del monitoreo permanente de lo que ocurre en las capitales de Chaco y Córdoba, poniendo especial énfasis en acompañar al gobernador Capitanich a tomar próximas decisiones que permitan reducir la curva de contagios que, lamentablemente, no para de crecer.

En este sentido, en la última videoconferencia de este jueves le pidió al propio Gobernador que antes de anunciar las medidas vuelva a comunicarse con Presidencia y más allá de confirmarle su respaldo a la gestión, es cierto que “le pidió urgente que se mejoren los resultados” que se están teniendo, porque tiene miedo que esto complique después a provincias vecinas como Santa Fe, Corrientes, Formosa y Santiago del Estero.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación ya se pidió colaboración a los equipos de salud de los gobernadores de provincias vecinas a Chaco, para estudiar alternativas que ayuden a solucionar la adversa problemática del Gran Resistencia, sin descartar una “intervención sanitaria” en el inicio de la semana que viene.

Según confirmó una alta fuente extra-oficial de Casa Rosada, la Vice Presidenta Cristina Fernández también manifestó su malestar, tanto por los números negativos del Coronavirus, como así también por los últimos hechos policiales que tuvieron como protagonista a una familia qom en Fontana.

En la tarde ayer, Jorge Capitanich no pudo ocultar la dura coyuntura que se está viviendo en la provincia que gobierna, dado de que los números que le acercaron también de una reciente encuesta social y política, muestran además del desánimo generalizado, y la preocupación y malestar de todos los chaqueños, un peligroso derrumbe en su imagen política personal y de gestión, lo que originó que se reúna con sus más inmediatos colaboradores y pida a la vice gobernadora Analia Rach que atienda la prensa.

Comentários no Facebook