El Pacto de Varsovia

0
9

El 4 de Noviembre del 1956, con el objetivo de aplastar el proceso revolucionario espontaneo surgido en Budapest contra del poder central del Kremlin, las tropas de la URSS invadían Hungría. El Pacto de Varsovia de 1955, ataba a Hungría y a demás países del este a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, para velar por su cumplimiento estas naciones se vieron intervenidas políticamente y vigiladas por la policía secreta. Desde el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, primero desde la muerte de Stalin, donde Nikita Jrushchov cuestionó las políticas centralistas y opresoras de su predecesor, los delegados de Hungría reclamaban algún tipo de flexibilidad para elegir su propio destino.

El 23 de Octubre de 1956 una multitudinaria marcha de estudiantes y obreros tomó la capital, mas de 200 mil personas leyeron proclamas de protesta, corearon canciones prohibidas y recortaron los escudos comunistas de las banderas húngaras. El secretario Ernő Gerő, minimizó y condenó la marcha, los manifestantes, para que quedara claro que hablaban en serio, demolieron la estatua de Stalin y se dirigieron a la sede de Radio Budapest para hacer transmitir sus demandas.

La AVH (Államvédelmi Hatóság), agencia militar de seguridad comenzó a reprimir a los manifestantes en distintos puntos de la ciudad. el 27 de Octubre, unidades disidentes del ejército se unieron a los manifestantes que asediaron el parlamento provocando la caída de la intervención soviética, en su lugar nombraron a Imre Nagy, un prestigioso político húngaro que reinstauró las libertades individuales, abolió el partido único y disolvió la AVH. Mientras la comunidad internacional estaba atónita, los nuevos dirigentes aún no se habían acomodado a sus puestos y el pueblo esperaba empezar a disfrutar de su nuevo status, la mañana del 4 de Noviembre tropas de la URSS invadió Hungría.

La operación «Torbellino» fue letal, artillería, tanques y aviones, atacaron los puntos estratégicos de la ciudad jaqueando a los escasos defensores armados, la resistencia militar y civil húngara se replegó a la zona fabril de la ciudad donde fueron sitiados y masacrados hasta su rendición el 10 de Noviembre, el saldo fue de 2.500 húngaros muertos, 26 mil encarcelados y 200 mil exiliados, el este de Europa debía esperar para la llegada de la primavera.

Comentários no Facebook