Día Universal del Juego limpio.

0
7

Juego limpio es una expresión muy utilizada para denominar el
comportamiento leal y sincero además de correcto, tanto en el juego como en
el deporte, y en especial fraterno hacia el circunstancial adversario, en realidad
compañero necesario para jugar, respetuoso de las reglas y correcto con quien
las aplica.

Muchas veces los medios de comunicación masivos reproducen imágenes de
conductas deportivas cuestionables, no sólo por parte de los jugadores sino por
parte también de dirigentes, sponsors, padres y familiares, árbitros,
entrenadores y público. Estos comportamientos rechazables y
lamentablemente reiterados en el ámbito deportivo nos deben llevar a destacar
los principios que nutren el juego limpio en particular en las etapas formativas
de niños y jóvenes.

Un aspecto esencial del juego limpio está relacionado con la significación que
internamente y para la sociedad tienen las nociones de «ganar» y «competir», la
sistemática descalificación del acto de no ganar.

El juego limpio no es solamente «ganar» sino aceptar perder. También le
llamamos juego limpio al jugar sin hacer ningún tipo de «trampa» y respetando
al compañero sin groserías ni actos similares.

A los niños y adolescentes les importa mucho ganar y no el bienestar y el buen
juego. En esto, es importante que para no generar discusiones y peleas se
respete al adversario, se sepa ser un buen perdedor y en caso de ganar no se
enrostre eso al adversario.