Día Mundial de la Salud Sexual

0
6

La sexualidad, un tema muy poco abordado en los ámbitos educativos, políticos y hasta, en muchos casos, familares es un aspecto fundamental en la vida humana. Por lo tanto, debería ser tomado con total naturalidad para que pueda ser abordada con responsabilidad y a conciencia.

Los seres humanos somos sexuados desde que nacemos hasta que morimos.  Nuestra sexualidad además está influenciada por la época, la historia, la sociedad, la cultura, la religión, la crianza y  las tendencias individuales. Así, cada uno va formando su identidad como persona y la forma de interaccionar con los otros, de comunicarnos y respetarnos.

La sexualidad en la vida cotidiana

Uno de los pilares fundamentales para tener una buena calidad de vida, es mantener la salud en nuestra sexualidad en todas las etapas: desde la niñez, la adolescencia, la adultez temprana y tardía así como también en todas las condiciones de la vida: cuando la persona está sana, cursa un embarazo o padece alguna enfermedad.

De esta manera, la Organización Mundial de la Salud define Salud Sexual como un estado físico, emocional, mental y social de bienestar relacionado con la sexualidad.
Para lograr y mantener Salud Sexual se requiere tener una visión de la sexualidad de forma positiva y respetuosa, además conocer y proteger los derechos sexuales de las personas libres de coerción, discriminación y violencia.

En nuestro país existe una ley que establece que es obligatorio enseñar Educación Sexual Integral en todos los niveles y en las  instituciones estatales o privadas. Esto, si bien no es tan tenido en cuenta en la realidad, permite que todos tengan acceso a la educación en la salud sexual, que aprendan a tener una visión natural, positiva y responsable sobre la sexualidad y especialmente que reciban recursos adaptados a cada edad para a protegerse sobre situaciones de abuso y explotación sexual. Además posibilita que aprendan a respetar a las personas aceptando la diversidad, sin burlas y sin discriminación para quien es diferente ya sea por su etnia, por su orientación sexual, por su identidad sexual o por su forma corporal.
Todos somos seres sexuales únicos e irrepetibles y debemos aprender a conocer y cuidar nuestro cuerpo  para lograr salud y bienestar.

Conmemoración por el Día Mundial de la Salud Sexual

La Organización Mundial de la Salud, hizo un importante llamado para celebrar el Día Mundial de la Salud Sexual, el 4 de septiembre, en un esfuerzo por promover una mayor conciencia social acerca de la salud sexual en todo el mundo: más de 45 países han participado en esta nueva celebración.

El objetivo es invitar a personas de todo el mundo a aprender sobre la Declaración Universal de los Derechos Sexuales, a dialogar y debatir de los mismos y a lograr una mejor comprensión de lo que significa la salud sexual.

Las actividades del Día Mundial de la Salud Sexual se organizan en diferentes formatos alrededor del mundo. Este año el lema es “romper los mitos sexuales” con información basada en el conocimiento científico y fortaleciendo el derecho a la educación sexual integral.

La sexualidad humana está llena de mitos: aunque nadie sabe de dónde han venido, todo el mundo los conoce y cree en ellos. Ideas preconcebidas, afirmaciones basadas en mala información o información mal interpretada que se transmite de generación en generación y que muchas veces impiden el pleno disfrute de nuestra sexualidad.

¡Rompamos mitos, busca información confiable!

  • MITO: El alcohol es el mejor estimulante sexual.

FALSO: El alcohol en una cantidad moderada, desinhibe y despierta los sentidos: NO estimula el deseo sexual, sólo te hace ser más consciente de él. Pero en exceso  deprime el sistema nervioso y causa  pérdida de conciencia .

  • MITO: La mujer nunca queda embarazada en la primera relación sexual.

  • FALSO: Siempre que una mujer no use método anticonceptivo, aunque fuera la primera relación sexual tiene riesgo a quedar embarazada. Siempre hay que  usar un método anticonceptivo!. El preservativo además evita el contagio de infecciones.
  • MITO: La vida sexual termina con la menopausia.

  • FALSO: La vida sexual se va modificando a lo largo de nuestra vida al igual que nuestro cuerpo, pero no por ello la capacidad de disfrute y  nuestra sexualidad  termina después de la menopausia. Hay que adaptarse a esta nueva etapa.
  • MITO: La satisfacción sexual de la mujer depende del tamaño del pene.

  • FALSO: La satisfacción sexual de la mujer no depende del tamaño del pene. Es la pasión, la ternura, las emociones, el afecto, la seguridad y niveles de confianza que el hombre transmita lo que van a convertirlo en un gran amante, no el tamaño de ninguna parte del cuerpo.
  • MITO: Es posible que una mujer quede embarazada  si tiene relaciones sexuales   durante una menstruación.

  • VERDADERO: Si una mujer conoce sus ciclos menstruales y es regular es muy poco probable que esto suceda pero puede ocurrir si la mujer tiene sangrados irregulares. Nuestra recomendación es cuidarse siempre.
  • MITO: Sexualidad es igual a coito. Si no has tenido una penetración  no has tenido una relación sexual completa.

  • FALSO: Hoy en día  el termino “encuentro sexual ” se ha ampliado muchísimo. NO tiene que existir necesariamente  penetración vaginal.
  • MITO: No esta bien visto que la mujer tome la iniciativa de la relación sexual.

  • FALSO: En algunas culturas, las mujeres que toman la iniciativa son mal vistas pero esta creencia está en vías de extinción. Una mujer que quiere mantener un encuentro sexual  no  tiene que tener miedo en pedirlo a su pareja.
  • MITO: La ausencia de himen prueba que una mujer no es virgen.

  • FALSO: El himen es un  pliegue de tejido  que parcialmente cierra el orificio externo de la vagina. Ciertas culturas exigen pruebas de la virginidad de la novia antes del matrimonio. Tradicionalmente, la virginidad se demuestra por la presencia de un himen intacto, que se verifica por un examen físico. Pero muchos investigadores afirman que la presencia de un himen intacto no es un indicador fiable de la ausencia de penetración vaginal. Así también existen casos en los que el himen es tan flexible o plegable que puede realizarse el coito en forma repetida, sin ocasionar la ruptura de esta membrana.
  • MITO: La mujer llega al orgasmo con la penetración vaginal.

  • FALSO: El orgasmo es un reflejo y se manifiesta por  contracciones de los músculos que rodean la vagina y se desencadena  al estimular  el clítoris. Hay mujeres que logran el orgasmo durante una penetración vaginal pero porque los movimientos del pene en la vagina generan estimulación indirecta en el clítoris.
  • MITO: No se puede usar tampón en la primera menstruación.

  • FALSO: No hay ningún inconveniente. Usar tampón no hace que pierda la virginidad.
  • MITO: La relación sexual es siempre natural y espontánea. Planear tener relaciones implica que no se disfrute igual.

  • FALSO: El disfrute sexual no siempre implica espontaneidad. Hay que darse tiempo y buscar los momentos.
  • MITO: Durante la relación sexual no se deben plantear los deseos. Cada persona sabe lo que necesita en ese momento la otra persona.

  • FALSO: La comunicación en la pareja es fundamental,  comunicar a tu pareja lo que  te gusta o lo que te disgusta o incómoda. Cada persona es responsable de su propio placer
  • MITO: El coito es peligroso y dañino para el feto.

  • FALSO: Es importante siempre consultar con su Obstetra. Pero en los embarazos que transcurren sin complicaciones, sin sangrado ni perdida de liquido, mantener relaciones sexuales con penetración vaginal no genera ninguna complicación  en el feto.
  • MITO: El sexo anal evita el contagio de enfermedades.

  • FALSO: El sexo anal no evita el contagio de infecciones. También debe realizarse con preservativo.
  • MITO: La educación sexual en los colegios sólo conduce a la promiscuidad.

  • FALSO: La educación sexual integral tiene el objetivo de ayudar a los jóvenes a desarrollar actitudes positivas y saludables hacia la sexualidad, además de promover relaciones interpersonales  sanas.