Día de los Mártires Estudiantiles en Uruguay

0
10

Los estudiantes uruguayos salen a las calles cada 14 de agosto para recordar a uno de los símbolos de la lucha de los derechos estudiantiles en el país. Este día se conmemora el Día de los Mártires Estudiantiles en Uruguay, ¿por qué? En el marco del 50 aniversario del asesinato del estudiante Líber Arce-, la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) y otras organizaciones juveniles marcharán en homenaje a los mártires estudiantiles entre la explanada de la Universidad y el Palacio Legislativo, para culminar luego con un toque en la Plaza 1° de Mayo.

Estudiante de auxiliar de Odontología, Líber Arce fue herido el 12 de agosto de 1968 y murió dos días después, transformándose en el primero de una larga y triste lista de jóvenes abatidos por la represión en el país. En setiembre le siguieron Hugo de los Santos, estudiante de Ciencias Económicas, y Susana Pintos, estudiante de la IEC. En los años siguientes la lista sumó a otros estudiantes: Santiago Rodríguez Muela (Liceo Nº 8), Heber Nieto (IEME), Manuel Ramos Filippini (IAVA), Ibero Gutiérrez (Humanidades), Julio Spósito (Liceo Suárez), Joaquín Kluver (Agronomía), Jorge Salerno (Agronomía), Walter Medina (Secundaria), Ramón Peré (Veterinaria), Nibia Sabalsagaray (IPA).

En la madrugada del 9 de agosto de 1968 –al amparo de las Medidas Prontas de Seguridad decretadas en junio por el presidente Jorge Pacheco Areco-, fueron allanados el edificio central de la Universidad de la República, las facultades de Agronomía, Arquitectura, Medicina y la Escuela de Bellas Artes, sin orden judicial.

Mientras se realizaron estos procedimientos no se permitió el ingreso de las autoridades universitarias a los locales. El Consejo Directivo Central (CDC) de la Universidad de la República (UdelaR) denunció el allanamiento, al mismo tiempo que se sucedían varios enfrentamientos callejeros entre la policía y los estudiantes en los alrededores de los locales allanados, que dejaron un saldo de cinco estudiantes heridos, uno de ellos en estado de coma.

Ese mismo día el poder Ejecutivo solicitó a la Cámara de Senadores la venia para destituir a los miembros del CDC de la UdelaR y se estableció la censura previa a sus comunicados. Este hecho quedará registrado en una carta al Semanario Marcha publicada el 15 de agosto con el título «La universidad amordazada».

El 10 de agosto, la Asamblea General debate sobre los sucesos en la Universidad y al mismo tiempo se lleva a cabo una reunión del Claustro Universitario que emite una declaración de apoyo al rector y al CDC. Se nombra una Comisión de tres juristas para estudiar los casos de docentes que ocupan cargos en el Poder Ejecutivo. La jornada universitaria se cierra con una conferencia de prensa del rector Oscar Maggiolo.

El 12 de agosto un grupo de estudiantes de Odontología, Enfermería y Veterinaria que manifestaban desde la casa de estudios ubicada en Alberto Lasplaces, rumbo a Avenida Rivera, fue interceptado por un escuadrón de efectivos policiales de choque. Según testimonios, Líber Arce fue baleado por la espalda desde una distancia de no más de cuatro metros. El estudiante recibió un disparo en una pierna con orificio de salida en la ingle. El balazo, según el dictamen médico conocido pocas horas después, le seccionó la arteria femoral que irriga los miembros inferiores.

Líber Arce dejó de existir el 14 de agosto. Su entierro se convirtió en un plebiscito contra el gobierno. Desde el edificio central de la Universidad -donde había sido velado- una multitud calculada entre 200 a 300 mil personas acompañó el cortejo.

El editorial de Carlos Quijano en el semanario Marcha no deja espacio para dobles interpretaciones: «Herir a la Universidad, alzarse contra ella, pretender avasallarla, es, lo sabemos, lo sentimos, lo comprobamos, herirnos a todos y a cada uno de nosotros en algo que nos es entrañable y esencial, que misteriosamente se confunde con nuestra razón (…) Troquelados, moldeados por la Universidad estamos atados a ella de por vida. Y cuando vemos a los jóvenes que toman el azaroso camino de la lucha desigual contra las fuerzas reaccionarias de siempre para defender a la Universidad, a «su» Universidad, a «nuestra» Universidad, los viejos tenemos que sentir tranquilidad y orgullo. Los relevos cumplen con su deber que no ha dejado de ser también el nuestro».

«En épocas normales, la vida de la Universidad se centra en la enseñanza y la investigación, en épocas anormales como las que estamos viviendo, nuestra misión es formar conciencia y defender nuestras libertades, la justicia social, las leyes y la Constitución de la República», expresó el rector Oscar Maggiolo en el velatorio de Líber Arce. «Así sucedió siempre en la historia de nuestro país y así actuó siempre nuestra Universidad. Todo esto en nuestro país, no es otra cosa que la defensa de la legalidad y del orden instituido. Y es, señores, en la defensa de esta legalidad y este orden constituido -en que nos encontramos embarcados todos los universitarios-, que cayó para siempre el joven Líber Arce. Dio lo más que un hombre puede dar, entregó su vida».

Maggiolo recordó la crítica de José Pedro Varela a la Universidad. «Decía Varela en su polémica con Ramírez, que la Universidad nada contribuiría para transformar el país, para sacarlo del ámbito del caudillismo y de los doctores. José Pedro Varela tuvo razón y porque lo reconocemos es que aspiramos a que nuestra Universidad no forme sólo hombres cargados de ciencia y sapiencia, sino hombres rebeldes, inconformistas, de espíritu crítico, para la sociedad en que viven, buscando en el gran laboratorio que es la vida, la misma verdad que el hombre de ciencias busca en su laboratorio y trasmite en la cátedra».

El rector exhortó a «la unidad y la fraternidad en la acción. La Universidad unida es una garantía de que los ideales de libertad y de justicia social volverán a imponerse en nuestra República. Y este es el mayor homenaje, el más grande homenaje que podemos brindar a este noble compañero caído en la lucha por la Autonomía Universitaria, por la libertad y por la soberanía en nuestro país».

Comentários no Facebook