«Cuarto Poder».

0
12

El 5 de Julio de 1849, en Embleton, Inglaterra, llegaba al mundo el periodista que revolucionó su profesión transformándola en el «Cuarto Poder», ese día se iniciaba la polémica y apasionante vida de William Thomas Stead. Nacido en el seno de una familia de estrictas costumbres congregacionalistas protestantes, con solo 14 años ya trabajaba como asistente contable mientras se dedicaba a la lectura de textos en latín y de clásicos de Shakespeare.

Comenzó a escribir comentarios literarios en el «Boy’s Own Magazine», todo el dinero que recibía lo invertía en libros, luego de una brillante nota sobre el asesinato de Abraham Lincoln, con solo 22 años fue nombrado redactor jefe del periódico liberal Northern Echo de Darlington. Pese a ser acusado de amarillista y sensacionalista, logró seguir ascendiendo al ser contratado por el Pall Mall Gazette, desde donde comenzó a influir fuertemente en la opinión pública, exponiendo las injusticias y pobreza de las afueras londinenses, llegando a lograr grandes reformas políticas y sociales.

Dedicó gran parte de su vida a la lucha contra el trabajo infantil, abusos físicos contra mujeres y prostitución infantil, pese a utilizar métodos censurables como comprar una niña por 5 libras para demostrar que se podía hacer, sus denuncias lograban que la opinión pública presionara a las autoridades para acabar con esas injusticias. Con la edición de su libro «El tributo de las doncellas de la moderna Babilonía» logró que se elevara la edad de consentimiento sexual desde los trece a los dieciséis años.

Sus denuncias y campañas destrozaron carreras políticas y reputaciones de hasta entonces respetables aristócratas, esto lo llenó de enemigos que lo obligaron a abandonar sus cargos de editor y hasta ser encarcelado. Pese a que por luchar por los derechos de la mujer fue considerado para el primer Premio Nobel de la Paz, para subsistir debió explotar su faceta de escritor y espiritista, publicando libros con predicciones noveladas. Dos de sus predicciones noveladas fueron “Cómo el crucero de vapor se hundió en mitad del Atlántico» y «Del viejo mundo al nuevo», en ellas predecía hundimientos de grandes barcos con escasos botes salvavidas, incluso decía que serían de la «White Star Lines», por ello fue una gran paradoja universal que Stead muriera ahogado en aguas del Atlántico la madrugada del 15 de Abril de 1912, al irse al fondo del mar a bordo del Titanic.