CORRIENTES . Para evitar que sigan jugando al fútbol, la Policía tuvo que secuestrar los arcos de la canchita.

0
11

Alertados por los vecinos, efectivos de la policía acudieron al barrio Arazaty, en la zona conocida como «El Empachado». Apenas se asomaron, los jugadores de fútbol emprendieron una rápida huida, se dispersaron en segundos. Pero no pudo hacer los mismo el organizador del partido, que fue detenido y ahora carga con una causa por violar la cuarentena con una actividad no permitida.

La cuestión no concluyó ahí. La policía decidió llevarse los arcos de la cancha para evitar que siga el fútbol. «No nos quedaba otra que llevar los arcos. Están en la comisaria segunda, el que sea el dueño que vaya a reclamar», confirmó a ellitoral.com.ar el  jefe de la Policía, Félix Barboza.

Además, se secuestró una moto 110cc sin dominio, 410 pesos, un teléfono celular marca Samsung. Hubo un detenido: sindicado como el organizador del torneo.

La Policía debió salir rápido del lugar porque mientras sacaban los arcos, llovían piedras arrojadas por vecinos de la zona.