Corrientes: durante la pandemia se duplicaron las denuncias de violencia familiar y de género

0
5

Los datos surgen de un informe de la Oficina de Estadística del Poder Judicial de Corrientes que procesó los datos de enero a mayo de este año. Se recibieron 1233 denuncias frente a 609 en el 2019. La violencia psicológica predomina en las denuncias y en el grupo etario que va entre los 22 y 30 años. La violencia de tipo económica patrimonial es más común entre las víctimas que superan los 71 años.

La Oficina de Estadística y Registro de Juicios Universales y Acciones Colectivas del Poder Judicial de Corrientes presentó un informe sobre Violencia Familiar y de Género, que incluye datos obtenidos de enero a mayo de 2020.

Comparativamente con el mismo período del año anterior, las denuncias registradas aumentaron un 102.5%. Se pasó de 609 casos en 2019 a 1233 en el 2020.

Se denunciaron dos casos de violencia sexual que corresponden a niñas y adolescentes mujeres de 11 a 14 años.

PREDOMINANCIA DE LA VIOLENCIA PSICOLÓGICA
Las mujeres entre 22 y 30 años constituyen el grupo etario más afectado, y en el 89% de los casos está presente la violencia psicológica. La violencia física estuvo presente en el 58%.

LAS EX PAREJAS, LAS MÁS DENUNCIADAS
Observando los datos de forma acumulada: el 86% tiene un vínculo sentimental con la persona denunciada. En el 44% se trata de la ex pareja, en el 31% es el concubino y en el 11%, el cónyuge.

TIPOS DE VIOLENCIA
El análisis comparativo asociando los tipos de violencia y los vínculos entre las personas afectadas y denunciadas se observó que la violencia física fue más recurrente en vínculos de cónyuges y concubinos.

La violencia de tipo económica se registró con más frecuencia en el vínculo filial y la violencia psicológica se observó en todos los vínculos.

NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES
Durante el período analizado, el 4% de las denuncias corresponden a hechos de violencia doméstica contra niñas, niños y adolescentes (NNyA).

El total de NNyA expuesto, responde a denuncias realizadas por personas jóvenes y adultas en calidad de afectadas en un 41% en las que surge que también hay NNyA afectados. Las realizadas en calidad de terceros representan el 59% restante.

Entre los NNyA afectados de 0 a 5 años, el 55% surge del relato de una persona también afectada, de 31 a 40 años.

En todos los rangos etarios las niñas y adolescentes mujeres afectadas fueron más que los varones.

NIVEL EDUCATIVO
Entre las niñas y niños de 0 a 5 años, el 85% no se encuentran escolarizados y el 15% restante lo están en el nivel inicial.

Respecto a las niñas y niños afectados entre los 6 a 10 años el 5% no se encuentra escolarizado y el 95% asiste al nivel primario.

Entre los afectados de 11 a 14 años, el 89% asiste al nivel primario y el 11% restante al secundario.

En el grupo de 15 a 17 años, el 12% asiste al nivel primario y el 88% al nivel secundario.

Las formas de violencia más recurrentes son las de tipo psicológica y física y se dan en niñas y adolescentes mujeres.

Entre los niños y adolescentes varones las formas de violencia más recurrentes son también las de tipo psicológica y física, seguido por la de tipo ambiental.

Si se observa de forma acumulada, el 56% tiene un vínculo familiar con la persona denunciada: filial (40%) y fraternal (16%).

ADULTOS MAYORES
Del total de denuncias, 85 correspondieron a personas mayores de 60 años y en un 80% fueron mujeres. EL 58% fueron realizadas por las personas afectadas y el 42% por terceros.

Las denuncias concretadas por adultos mayores se dan en mayor medida en el rango etario de 61 a 70 años y de 71 a 80 años.

En el rango de más de 80 año, las presentaciones son realizadas por otras personas.

La violencia de tipo económica patrimonial es más común entre las víctimas que superan los 71 años al igual que la de tipo social.

El resto de las violencias son, comparativamente, más usuales en las personas cuyo rango etario va de 61 a 70. No obstante, la violencia psicológica está presente en todos los rangos etarios

En lo que va del 2020 no se recibieron denuncias de violencia sexual en personas mayores de 60 años.