Cornelio Saavedra.

0
10

El 15 de Septiembre de 1759, en Otuyo, Departamento de Potosí, Virreinato del Perú, nacía uno de los pilares de la Revolución de Mayo, ese día llegaba al mundo Cornelio Saavedra. Nacido con el nombre de Cornelio Judas Tadeo de Saavedra y Rodríguez, criollo de ascendencia española, cuando tenía 8 años su familia se traslada a Buenos Aires y comienza sus estudios formales en el Colegio Real de San Carlos, actual Nacional Bs As, donde cursó filosofía y gramática latina. Pese a ser un destacado alumno, a los 17 años debió abandonar sus estudios para administrar los negocios familiares.

Cuando Buenos Aires fue declarada capital del Virreinato del Río de la Plata se crearon cientos de cargos administrativos, Cornelio fue nombrado «Regidor del Cabildo» en 1797 y 4 años más tarde ascendido a «Alcalde de primer voto». Su vocación militar se manifestó cuando en 1806 fue un activo partícipe de la reconquista de la ciudad luego de las invasiones inglesas y nombrado comandante del regimiento de Patricios. En 1809 fue quien desactivó el motín de Alzaga aduciendo que «-aún no es tiempo», esto lo colocó en el sitio más influyente de la política local. Cuando España cayó en manos francesas, Belgrano, Paso, Castelli, Vieytes, Rodriguez Peña y Moreno, dieron el primer paso independentista, pero necesitaban el apoyo de Saavedra.

La respuesta fue inmediata, «-Señores, ahora digo que no solo es tiempo, sino que no se debe perder una sola hora». Saavedra fue el primero en quitar el apoyo al Virrey Cisneros dando vía libre a los independentistas. Consumada la revolución, la postura de Saavedra, de generar solo un cambio de autoridades, chocó con la más radicalizada de Moreno, que poco a poco cedió ante el poder del líder natural. Aún hay controversias sobre la muerte de Moreno el alta mar, hay quienes sostienen que el envenenamiento fue por orden de Saavedra, pero las dudas son más firmes que las certezas.

Con Saavedra a cargo del ejército del norte, el morenista Matheu impulsa la creación del Primer Triunvirato, que separó a Saavedra del gobierno y de la comandancia del regimiento exiliándose en San Juan. En 1818 fue rehabilitado siendo nombrado Brigadier hasta su retiro en 1820. Al desatarse la Guerra del Brasil, ofreció sus servicios, se agradeció su valor y patriotismo pero fue rechazado por su avanzada edad. Murió en Buenos Aires el 29 de Marzo de 1829, sus restos descansan en el Cementerio de la Recoleta de la Ciudad de Buenos Aires.