Cordillera de Karakoram

0
5

El 1 de Agosto de 2008, en la cordillera de Karakoram, frontera norte de Pakistán, se iniciaba una de las jornadas mas negras del alpinismo cuando 11 personas perdían la vida intentando alcanzar la cima del «K2», segunda montaña mas alta del mundo y de mas difícil ascenso que el propio Everest. La temporada de alpinismo del Himalaya en 2008 estuvo signada por el mal tiempo, por ello la mayoría de los ascensos programados se cancelaron o retrasaron, esto hizo que en los campamentos próximos a las cimas se acumularan centenares de alpinistas que esperaban una última oportunidad.

El campamento IV del K2 es el último antes del ascenso final y se caracteriza por un escarpado cuello de botella que pasa al lado de una imponente columna de hielo glaciar con grietas monumentales. El 31 de Julio de 2008 llegaron al campamento IV auspiciosas noticias sobre el clima para el día siguiente, con el fin de la temporada cerca todos los grupos decidieron intentar la conquista de la cima al día siguiente. 6 grupos internacionales aunaron fuerzas y coordinaron a sus sherpas para que a primeras horas del 1 de Agosto subieran a extender las sogas y llevar el oxígeno.

A las 3 de la madrugada el alpinista solitario español Alberto Zerain venía desde el campamento III y ante la cantidad de gente que aún dormía en el IV decidió no detenerse y seguir directo a la cima, esto le salvó la vida. En el ascenso se encontró con los sherpas de Nepal y Pakistán que iban muy cargados para abastecer de sogas y oxígeno a todas las delegaciones. Cuando los primeros grupos salieron hacia la cima descubrieron que los sherpas habían colocado las cuerdas desde el mismo campamento donde no era necesario y que seguramente se habrían quedado sin ellas para marcar el cuello de botella donde sería indispensable, ante esta circunstancia el equipo estadounidense abortó el ascenso.

Un total de 30 alpinistas incluyendo porteadores locales iniciaron el ascenso, al llegar al cuello de botella se produce el primer incidente, el serbio Dren Mandić cae por un desfiladero, los otros serbios deciden abandonar el ascenso para rescatar el cuerpo de su amigo junto al pakistaní Jehan Baig, quién llevando el cuerpo de Mandić también cae por el desfiladero y muere.

Cuando la mayoría había pasado el cuello de botella se produce un desmoronamiento del glaciar arrastrando al noruego Rolf Bae, ante este tercer accidente mientras algunos siguieron a la cima otros se quedaron sobre el glaciar sin saber si descender por el ahora inestable paso. La noche los alcanzó a todos en la parte superior del cuello de botella, la desorganización y el caos se hicieron presentes, mientras algunos decidieron pasar la noche allí, otros intentarían bajar. En plena noche dos desprendimientos seguidos del glaciar arrastraron al francés Hugues D’Aubarede, al irlandés Gerard McDonnell y al pakistaní Karim Meherban.

En la mañana siguiente mientras se iniciaba la expedición de rescate un cuarto desmoronamiento del glaciar arrastró a los tres surcoreanos Park Kyeong-Hyo, Hyo-Gyeong Kim y Dong-Jin Hwang, junto con los pakistaníes Jumik Bhote y Pasang Bhote. La mayoría de las expediciones programadas para los próximos años fueron canceladas, la cima del K2 volvió a ser alcanzada recién el 23 de agosto de 2011, por la austríaca Gerlinde Kaltenbrunner, el polaco Darek Zaluski y los kazajos Maxut Zhumayev y Vassiliy Pivtsov